El albergue rojo

Sinopsis

A finales del siglo XIX, Martin y Rose regentan un siniestro albergue en las montañas. Cada vez que un adinerado viajero se deja caer por ahí, el hijo de los dueños se encarga de su asesinato por orden de sus padres, con el fin de robarle sus pertenencias. Una noche, varios aristócratas y un cura llegan en diligencia al albergue. Las dificultades económicas obligan a Martin y Rose a plantearse el crimen de todos ellos, pero Rose no quiere matar a un religioso, e incluso decide confesarse con él.

Los asesinatos reales cometidos en 1833 por dos granjeros del departamento francés de Ardèche inspiraron una novela de Honoré de Balzac y una película muda en 1923, pero no sería hasta 1951 cuando Claude Autant-Lara estrenara "El albergue rojo", una película a medio camino entre el crimen y la comedia. Pues bien, más de medio siglo después llega un remake de ésta última, conservando la ironía original pero dejando a un lado la crítica anticlerical. En la dirección, Gérard Krawczyk, el responsable de "Fanfan la tulipe" y de las dos últimas entregas de "Taxi", mientras que en el equipo de guionistas encontramos al también actor protagonista Christian Clavier.

A Christian Clavier le hemos visto en "Los miserables" o en la saga "Astérix y Obélix", y ahora encabeza este reparto junto a sus dos compañeros de fechorías: Josiane Balasto (El asunto Ben Barka) y Frédéric Epaud (13 Tzameti). Mención aparte merece el papel del gran Gérard Jugnot (París, París, Los chicos del coro), que como cura, se debate entre mantener el secreto de confesión o avisar a sus compañeros de viaje del peligro que corren en El albergue rojo.