Una novia para dos

Una novia para dos

Sinopsis

Tras romper con Dustin, Alexis ha decidido huir de las relaciones estables y buscar sexo ocasional. Su ex novio tiene que hacer algo rápido si quiere recuperarla, así que contrata los servicios de su querido amigo Tank, un seductor sin escrúpulos que se dedica a ofender a las mujeres para que se desencanten y vuelvan con sus parejas. La idea es que Tank tenga una cita desastrosa con Alexis, pero cuando la conoce se enamora locamente de ella, echando a perder el plan y lanzándose a conquistarla.

"Una novia para dos" no es una comedia romántica al uso. Su planteamiento no tiene nada que ver con los tópicos del género: un joven pide a su amigo que tenga una cita desastrosa con su ex novia para que ésta vuelva con él, pero todo se complica cuando aparecen sentimientos inesperados. Y es que ésta es una película sobre relaciones imperfectas. Su director Howard Deutch (Equipo a la fuerza, La extraña pareja, otra vez) se ha servido del humor adulto para sus gags, aunque no ha querido abusar de las bromas de mal gusto.

La principal apuesta de "Una novia para dos" es el carisma de sus protagonistas. Dane Cook (Mr. Brooks) da vida a un anti-gigolo profesional contratado por ex novios y Jason Biggs, el sempiterno chico de "American Pie", interpreta al joven despechado, desesperado por recuperar a su novia. El objeto de deseo de los dos amigos es la guapa Kate Hudson, a la que ya hemos visto en las comedias "Tú, yo y ahora... Dupree" y "Cómo perder a un chico en 10 días". Además, destaca la intervención de Alec Baldwin (Infiltrados).