Underworld (2003)

Underworld (2003)

Sinopsis

Durante siglos, dos razas han evolucionado paralelas al mundo de los humanos, aunque siempre al margen de los humanos, que los han visto más como parte de la mitología y las leyendas. Se trata de los vampiros, aristocráticos y sofisticados, y los licántropos, u hombres-lobo, como se les prefiera llamar, salvajes y brutales. Ahora bien, estas dos razas siempre han sido enemigos la una de la otra, y desde hace siglos mantienen una guerra secreta en la que el objetivo de ambas es acabar con una de ellas, para que la otra sea La Reinante en ese submundo. Los licántropos son cada vez menos, pero aún continúan luchando por su supervivencia. Y para ello deben encontrar a un joven doctor humano, Michael Corvin (Scott Speedman). Por suerte para él, una vampira guerrera de nombre Selene (Kate Beckinsale) le protege sin saber que se trata de la persona que puede convertir a la raza ganadora en la guerra que ambas mantienen. Pero al poco tiempo descubre resulta muy extraño que el líder de los licántropos, Lucien (Michael Sheen) esté vivo mientras todos pensaban que había muerto, así como que el actual líder de los vampiros, Kraven (Shane Brolly), actúe de modo no demasiado convincente a ojos de Selene. Tal vez por eso decide resucitar al antiguo líder de los vampiros, Viktor (Bill Nighy), que fue quien convirtió a Selene en vampira. Todo cambia cuando descubre un plan urdido por los hombres-lobo para desarrollar una nueva especie invencible que combina los poderes de ambos tipos de criaturas, carente a su vez de cualquiera de sus puntos débiles. Eso puede dar la victoria a los hombres-lobo, y Michael tiene mucho que decir en ello.