Mi marido es una ruina

Mi marido es una ruina

Sinopsis

Alberto Brogini ( Diego Abatantuono ) es un hombre con suerte. Al menos eso cree él. Es directivo de una importante empresa, está casado con una guapa mujer, Sabina ( Victoria Abril ), y tiene una hija adolescente, Sandra. Tras años de sacrificios acaba de reestructurar su nueva casa y está a punto de emprender unas muy merecidas vacaciones, para las que ha alquilado toda una isla en los Mares del Sur. Pero todo esto es pura apariencia porque, en realidad, Sabina está cansada de su marido, que tan sólo piensa en trabajar, y está pensando pedir el divorcio, mientras que Sandra pone continuamente en tela de juicio las actitudes burguesas y megalómanas de sus padres. Durante un almuerzo de negocios para celebrar un acuerdo muy importante, Alberto comprueba con sorpresa que su tarjeta de crédito no es válida. Al principio no se preocupa demasiado, pero cuando va al banco para aclarar la situación descubre que su asesor financiero no ha efectuado una transferencia que él esperaba con anhelo. Al día siguiente, mientras su mujer y su hija están haciendo las maletas, Alberto pasa por la oficina de su asesor y descubre que el tipo ha huido con todos sus ahorros. Profundamente consternado, no sabe cómo decirle a su familia que están sin blanca y que no pueden irse de vacaciones. Lo consigue tras una serie de rocambolescos y patéticos intentos, pero cuando ya están en el aeropuerto. La noticia es la gota que hace colmar el vaso: las dos mujeres lo abandonan. ¡Menudo panorama!