A punto de cargarse el barrio

Hace unos años corría un rumor por el barrio de La Latina (Madrid Centro), nuestro parque de la Cornisa quería ser destruido. Los jóvenes no prestábamos mucha atención y dejamos a los mayores intentar solucionarlo. Hubo varias manifestaciones. Hoy he visto que el parque de la Cornisa tendrá una 'miniciudad del Vaticano'; después de leer la noticia, me he quedado de piedra. Según el artículo, el parque de la Cornisa va a ser destruido; el Ayuntamiento de Madrid autorizó el 18 de febrero (este pasado miércoles) las obras en las que la Iglesia de San Francisco levantará cinco edificios en nuestra única zona verde del barrio, que es de los parques más antiguos de todo Madrid.

Se le otorga al Arzobispado 25.000 metros cuadrados (todo el parque, terreno que pertenece al Ayuntamiento madrileño) para construir una biblioteca de curas diocesana, una casa de la Iglesia con 200 plazas de aparcamiento, una residencia para sacerdotes, oficinas, un centro de mayores y un hogar para indigentes en el parque, a cambio el Ayuntamiento (que es el poseedor de este terreno) recibirá una escuela infantil y un polideportivo en esta misma zona.

Es el único lugar de diversión que se puede encontrar sin tener que desplazarse mucho de nuestras casas

Ahora mismo los jóvenes, como yo, solemos parar en este parque los fines de semana y en verano, que no tenemos colegio o instituto, estamos casi todos los días por las tardes y pasamos un buen rato reunidos, jugando y pasándolo muy bien, en la única zona verde del barrio (ya que no tenemos lugares para reunirnos, porque las plazas del barrio están ocupadas por adultos y constantes botellones). Nuestro parque es el único lugar de diversión que se puede encontrar sin tener que desplazarse mucho de nuestras casas. Esta operación de quitar esta zona verde se comenzó hace una década, pero ahora sólo falta un trámite (aprobación en el pleno del 27 de febrero) para que el Arzobispado comience a construir ya. Me gustaría que mi carta sea como una denuncia social, ya que están a punto de cargarse totalmente el barrio, ya que si lo quitan se quedaría un barrio solamente con bares y más bares, sin parque, sin piscina, sin ningún centro de jóvenes y sin ningún punto de reunión para los habitantes de este barrio.