La verdad ofende

Curioso este mundo en el que vivimos en el que todo el mundo se siente molesto cuando le calificas por lo que es. Dices anciano o viejo, y los ancianos y viejos se enfadan. Si dices negro o gitano, te llaman racista o xenófobo. Están aquellos a los que llamas gordos y también se molestan, o a los que dices la verdad y se ofenden porque tienen una imagen idílica de ellos mismos que no concuerda, ni por asomo, con la realidad. Es como si todas estas palabras fueran insultos, cuando no lo son, sólo evidencian una realidad. Al final la gente se molesta por todo, pero la culpa es de ellos porque en su cabeza tienen un concepto equivocado de ciertas cosas y creen que los demás también. Si ellos tienen una neura (y ahora también se mosquearán los neuróticos), es su problema, no el de los demás. Vive y deja vivir, y que no te moleste todo, porque lo único que haces es amargarte la vida por nada.