De Madrid al cielo

PABLO IGLESIAS E ÍÑIGO ERREJÓN
PABLO IGLESIAS E ÍÑIGO ERREJÓN
  • Por Pablo Iglesias, Secretario General de Podemos, e Íñigo Errejón, Secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político de Podemos.

Si hacemos balance del proceso de cambio iniciado en 2014, comprobamos que la política española hoy está marcada por una nueva correlación de fuerzas entre los partidos. Por una parte, el Partido Popular ha conseguido retener el Gobierno mediante apoyos parlamentarios que le permiten seguir sacando adelante el grueso de sus medidas (presupuestos y techo de gasto). Aunque con una mayoría exigua e inestable, el uso ilegítimo del veto presupuestario permite al PP secuestrar las funciones legislativas del Congreso cuando le son hostiles y sacar su Gobierno adelante. Sin embargo, al mismo tiempo, el PP no ha sido capaz de evitar que el cambio político se haya consolidado y reforzado en los gobiernos de las principales ciudades del país.

Madrid prefigura hoy el choque de dos proyectos de país

Los tres grandes desafíos de la política española (el modelo social, la corrupción y la plurinacionalidad), enmarcados por la crisis del proyecto europeo tal y como lo hemos conocido, han construido ya dos campos políticos alternativos e incompatibles representados por el Partido Popular (como fuerza hegemónica del polo de la restauración) y por Unidos Podemos y las confluencias (como fuerzas hegemónicas del polo del cambio). Lo que ha ocurrido en el Partido Socialista en el último año ha sido básicamente una lucha por definir su cercanía y lejanía respecto a cada uno de esos polos. Si hoy es posible empezar a construir una colaboración mayor con el PSOE en el ámbito estatal, es precisamente por la victoria en este partido de los favorables a acercarse al polo del cambio asumiendo que no pueden gobernar solos y que no les conviene hacerlo con el PP y Ciudadanos.

Esta nueva correlación se dibuja con especial intensidad en la Comunidad de Madrid, donde las elecciones municipales y autonómicas de 2015 dieron lugar a dos modelos antagónicos de gobierno que constituyen hasta cierto punto los tipos ideales de proyectos enfrentados: de un lado el Ayuntamiento de Madrid como una referencia del cambio político de todo el país; del otro el gobierno del PP sostenido por Ciudadanos. Madrid prefigura hoy, de hecho, el choque de dos proyectos de país; el del PP y el nuestro.

Cifuentes ya sabe que no puede seguir jugando a ser el miembro honrado de una mafia

Después de dos años de competición, el polo del cambio va ganando la batalla. No sólo por el mérito del ayuntamiento -que ha sido capaz de compatibilizar una reducción exprés de la deuda impuesta por Montoro con un aumento del gasto social y de la inversión- sino porque la ‘operación maquillaje’ de Cristina Cifuentes ha sido un fracaso absoluto. De un goteo permanente de imputaciones y sospechas en el grupo parlamentario y el gabinete de Cifuentes, hemos pasado a la tormenta del caso Lezo. Cifuentes ya sabe que no puede seguir jugando a ser el miembro honrado de una mafia. Esto no es un fracaso personal de Cifuentes, es un fracaso del polo restaurador, en tanto que una de las condiciones de posibilidad de la restauración era convertir al PP, a medio o largo plazo, en un partido aceptable con quien PSOE y Ciudadanos pudieran llegar a acuerdos sin parecer cómplices del saqueo de las instituciones.

El fracaso del PP a la hora de regenerarse es el fracaso de unas élites que no logran adaptarse a los nuevos tiempos. Quienes aún gobiernan van por detrás de las esperanzas y necesidades de la sociedad española y de los cambios de mentalidad que ya se han producido. Es señalar lo evidente decir que en el PP, tanto en Madrid como en España, están más preocupados por contener su descomposición y desalentar a la gente, que por anticiparse a los cambios y encauzarlos con un nuevo proyecto de país y de región. Mariano Rajoy y Cristina Cifuentes son buenos ejemplos de ello; hábil el primero en las maniobras de resistencia y hábil la segunda en maniobras de maquillaje, ambos son extraordinariamente torpes a la hora de innovar y encabezar un proyecto que renueve una voluntad general de país y un nuevo acuerdo de convivencia.

La ciudadanía no se resigna a la corrupción y la mediocridad del PP

Una buena parte de la ciudadanía ya está preparada para algo mejor y no se resigna a la corrupción y la mediocridad del PP. Es esa mitad de España que apoyó nuestra moción de censura contra un Gobierno corrupto. Las mociones de censura de primavera -contra Cifuentes y Rajoy- han supuesto de hecho un antes y un después para el PP. En ellas vimos un PP atrincherado, que se sostiene sobre el discurso de que cualquier cambio es peligroso, un partido que se ha unido de manera tan indisociable al control de los poderes públicos que ya sólo sobrevive en la medida que gobierna. El control de las administraciones es el único amortiguador con el que cuenta para limitar los efectos de la guerra de bandas que le está desgarrando por dentro. El único proyecto del PP es seguir alimentando un ‘Estado depredador’ basado en la especulación inmobiliaria, los regalos fiscales a las grandes fortunas, las privatizaciones, la degradación de lo público y la depredación del territorio.

El modelo del ‘Estado depredador’ se levantó sobre dos puntales, la Comunitat Valenciana y Madrid. El primero ya lo perdió el PP en 2015 y ha pasado de ser el símbolo de la ignominia a ser el símbolo de las posibilidades del cambio. El segundo es, no por casualidad, el epicentro de sus tensiones, de sus miserias y de su desgobierno. El fracaso del PP madrileño no sólo se mide en su número de imputados sino en las claras señales de agotamiento y colapso que ofrece su caduco modelo de región: hoy Madrid es la comunidad con más desigualdad a pesar de tener el mayor PIB, no genera empleo más allá de la precariedad estacional, aumenta cada año su deuda en más de 2.000 millones -en contraste con un ayuntamiento que se desendeuda en 1.000 millones anuales- y su presupuesto está lastrado por los sobrecostes -M45, metro ligero, hospitales hipoteca...- generados por décadas de gestión corrupta.

Necesitamos que el PSOE siga dando pasos que le acerquen a ser un aliado del bloque del cambio

Hemos contribuido a cambiar gran parte del paisaje político español y hemos situado como horizonte general la necesidad de fortalecer nuestra democracia mediante un nuevo acuerdo social más justo e inclusivo. Ya hemos demostrado que el PP es corrupto y que las instituciones están secuestradas, al tiempo que los ayuntamientos del cambio son la prueba de que gobernamos y gestionamos mejor que el PP.

Ahora toca demostrar que existe una alternativa al modelo destructivo del Partido Popular generando confianza en un orden alternativo frente al desorden al que nos han llevado los privilegiados. Para ello debemos representar la transformación de la vida cotidiana: el cambio es también respirar un aire más limpio, es poner fin a la pobreza infantil, asegurar que la vivienda es un derecho, garantizar la ayuda a los dependientes, trabajar con derechos y garantizar que las mujeres viven libres y seguras.

Los ayuntamientos del cambio son nuestro ejemplo concreto y diario. Quienes auguraban el caos y el colapso han sido superados por la demostración de responsabilidad, respeto al patrimonio común y capacidad de trabajar con todos e inventar soluciones nuevas a problemas viejos. Pero la continuidad de los ayuntamientos del cambio será, en buena medida, inseparable de la capacidad de presentar una alternativa sólida de gestión autonómica. En primer lugar porque los municipios necesitan aliados firmes frente a la ofensiva austericida y centralista de Montoro, pero sobre todo porque será desde los gobiernos autonómicos desde donde podremos desplegar las políticas que demuestren la viabilidad de nuestro proyecto de país.

Desde los gobiernos autonómicos podremos demostrar la viabilidad de nuestro proyecto de país

Frente al ‘Estado depredador’ del Partido Popular, pondremos en práctica desde las autonomías un ‘Estado emprendedor’ que recupere la calidad y el propósito social de servicios públicos como la sanidad y la educación que han sido gestionados desde la óptica del beneficio privado; que invierta a fondo en una reindustrialización inteligente capaz de abrir, por décadas, nuevos mercados de futuro como la transición energética, la economía circular o la movilidad eléctrica; que emprenda una reforma fiscal que deje de amnistiar a los ricos y afloje el cinturón de quienes ya han sufragado demasiados esfuerzos todos estos años. En definitiva, las comunidades del cambio serán un muro frente al Gobierno central y un paraguas protector para los municipalismos democráticos, pero ante todo serán las instituciones capaces de poner orden en el país frente al desgobierno que ha emanado todos estos años desde La Moncloa.

Consolidando el cambio en Madrid, el cambio en España estará más cerca

En Podemos nos marcamos el gobierno de las Comunidades Autónomas como nuestro principal objetivo estratégico en este ciclo político. Si el proyecto del Partido Popular se construyó desde arriba y desde el centro, nuestro proyecto tiene que partir desde abajo y desde los territorios. Desde los municipios del cambio, desde las comunidades del cambio, hasta llegar a la España que queremos. Sabemos que ese camino no podemos hacerlo solos; necesitamos a las fuerzas políticas hermanas que nos acompañan y a la sociedad civil y también necesitamos que el Partido Socialista siga dando pasos que le acerquen a ser antes un aliado del bloque del cambio que del bloque de la restauración.

Madrid y España deben afrontar sus desafíos de futuro. Consolidando y ampliando el cambio en Madrid, el cambio en España estará más cerca.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/opiniones/pablo-iglesias-inigo-errejon-madrid-cielo-3098575/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Cerrar

Mostrar gráfica

¿Cómo leer la gráfica?

  • Hay tres variables que se distinguen por colores: ECO de 20minutos.es, en rojo; ECO en redes sociales, en verde, y ECO total (una combinación de los dos anteriores), en azul. El usuario puede activar o desactivar cada una de ellas en cualquier momento con los botones que aparecen justo debajo de la representación gráfica.
  • Al pasar el ratón por cada punto de la gráfica aparecerá el valor (en porcentaje) de cada una de las variables que estén activadas en una fecha y una hora concretas.
  • Zoom: Al seleccionar una zona de la gráfica cualquiera, esta se ampliará. Automáticamente aparecerá un botón a la derecha con las letras reset zoom. Pinchando ahí, la gráfica volverá a su posición inicial.

Más información