Bibiana Aído: "El mundo funcionaría mejor si hubiera más mujeres mandando"

Bibiana Aído: "El mundo funcionaría mejor si hubiera más mujeres mandando"

Entrevista a Bibiana Aído
Trío de mujeres: La ministra de Igualdad, en un momento de la entrevista, con las directoras adjuntas de 20minutos.es y 20 minutos, Virginia P. Alonso (izquierda) y Raquel P. Ejerique (centro). (JORGE PARÍS)
  • 20 Minutos entrevista a la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, en el Día Internacional de la Mujer.
  • "En España hay más concienciación sobre problemas de género".
  • "Que me insulten es señal de que vivimos en un país civilizado".
  • "Me gusta que me abran la puerta, que me echen algún piropo".
  • ENCUESTA: ¿Abrir la puerta a una mujer es machista?

Bibiana Aído, mujer de mirada y sonrisa tímidas, de vestir discreto, de tacón modesto pero de pisada decidida, destaca entre todas las asistentes al acto institucional celebrado el sábado en CaixaForum para celebrar el Día Internacional de la Mujer.

BIO: En 2008, con 31 años, se convirtió en la ministra más joven de la democracia cuando aceptó su cargo al frente de Igualdad. Nació en 1977 en Alcalá de los Gazules (Cádiz), población de la que su padre, Francisco Aído, fue alcalde. Milita en el PSOE desde 1995. Es Licenciada en Administración y Dirección de Empresas.

Tal vez sea por las palabras que le acaba de dedicar el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que se ha referido a ella como una mujer "valiente". Tal vez porque este es un día importante para el ministerio de Igualdad; un ministerio vilipendiado desde su nacimiento, pero cuya continuidad ella defiende con energía, poniendo siempre sobre la mesa datos y hechos -logros, en definitiva-, y también nuevos objetivos.

Esta mujer de aspecto frágil pero de gesto seguro sonríe casi de forma permanente, con la boca, con la mirada. Y su sonrisa ayuda a matizar la firmeza con la que pronuncia sus palabras a lo largo de un discurso en el que exhibe coherencia, convicción y serenidad.

¿Es necesario un ministerio de Igualdad o con una secretaría de Estado sería suficiente?
Es una cuestión de visibilidad y de poder elevar las políticas al primer nivel. El hecho de que sea un ministerio te permite garantizar esa perspectiva de género en todas las política: en los presupuesto, las leyes… El nivel de coordinación que te permite un ministerio es mayor. Todo lo que se hace en política de igualdad implica a varios ministerios. Con el ministerio nosotros podemos coordinar el desarrollo de dichas políticas. Por ejemplo, el plan contra la trata implica a ocho departamentos. Y nosotros vigilamos el cumplimiento, coordinamos…

<p>Bibiana Aído</p>Una de las primeras propuestas anticrisis del PP consiste en eliminar el ministerio…
Cuando el criterio que utilizan para solicitar la supresión del ministerio es la austeridad, es poco creíble, porque el ministerio supone un 0,029% de los Presupuestos Generales del Estado, unos metros de autovía. Espero que tengan mejores ideas que esa, porque esa no nos va a posibilitar salir de la crisis.

Zapatero le ha echado un capote: ha destacado su aguante y valentía. ¿Se han metido más usted por ser mujer, joven o por las dos cosas?
Los ataques vienen sobre todo por el ministerio. Todavía hay grandes dosis de misoginia y gerontocracia, y esa es una combinación muy peligrosa. Pero sobre todo son las políticas de igualdad las que generan tremendas resistencias en una parte de la ciudadanía. Que me critiquen o insulten es señal de que vivimos en un país civilizado. Fíjate lo que les hicieron a otras que lucharon por los derechos de las mujeres, que tuvieron que exiliarse, las amenazaron o las mataron. En otros países como México o Guatemala sigue habiendo amenazas, así que nosotros hemos evolucionado mucho en muy poco tiempo. El 71% de los españoles sabe identificar los problemas de igualdad de género, hay un nivel de concienciación ciudadana mayor que en otros países europeos.

El ministerio de Igualdad tiene el mismo presupuesto que un tramo de autovía. Supone un 0,029% de los Presupuestos Generales del Estado

Sin embargo, todavía tenemos que ver cómo, ya no en la calle, sino en un parlamento autonómico, un diputado (Cotino) insinúa en un pleno a una diputada que su madre es una prostituta. No se lo hubiera dicho a un hombre…
Seguro. Hay unos niveles de machismo intolerables. Nos lo encontramos todos los días en todas partes, con la descalificación, el insulto. Todo mi apoyo a esa diputada y también a otras mujeres que reciben descalificaciones por su labor. El insulto no deja de ser una reacción. Cuanto más avanzamos, más fuertes son las resistencias. Es directamente proporcional.

Entre los jóvenes hay mucho machismo también, ¿qué ha fallado?
Hay que trabajar en la educación. Las imágenes que se trasladan son importantes. Los referentes de las jóvenes, los estereotipos que proyectan los medios de comunicación… Pero aún tenemos mucho que hacer en la educación.

¿Que un hombre abra la puerta a una mujer es machismo?
No, no, lo cortés no quita lo valiente. Me gusta que me abran la puerta (risas), que me echen algún piropo, en fin, la caballerosidad no tiene nada que ver con el comportamiento machista. Conozco hombres que luchan por la igualdad de manera decidida, y sin embargo son caballerosos; los tengo en el propio ministerio.

Pero en su ministerio habrá algún hombre machista...
No, porque es un ministerio que requiere de una dedicación especial, tiene pocas gratificaciones. Porque esas resistencias externas las sufrimos todos, yo y mi equipo. Así que la gente que trabaja allí [130 hombres, 362 mujeres] está muy comprometida. Quien está es porque quiere, así que es difícil tener un hombre machista entre nuestras filas.

Cuanto más avanzamos, más fuertes son las resistencias. Es directamente proporcional

¿Fomentan la conciliación en el ministerio? ¿Usted concilia?
No. Y la verdad es que deberíamos dar ejemplo. Deberíamos cerrar a horas razonables, pero no lo hacemos. Soy consciente de que cuando me quedo yo, se queda todo un equipo de gente, y es una cadena. Lo que pasa es que tenemos prisa, hay que pisar el acelerador, queremos hacer muchas cosas en muy poco tiempo. Lo de ser ministra tiene fecha de caducidad, así que quiero aprovechar al máximo el tiempo que esté al frente de esta responsabilidad.

Porque... ¿a qué años se quiere jubilar? ¿A los 67?
Yo quiero tener garantizada mi jubilación, y creo que la apuesta del Gobierno es valiente porque no van a tocarse las pensiones, y se van a garantizar las de las personas que hoy tenemos 33, que es importante, deberíamos estar peleando por eso un poco…

En una conversación privada, una mujer joven, directiva y con hijos decía el otro día que prefiere trabajar 12 horas en la oficina antes que 7 en la oficina y 5 en su casa. ¿Qué hay que hacer para arreglar eso?
Hemos avanzado mucho en compartir los espacios públicos. Afortunadamente nos hemos incorporado masivamente al mercado laboral, aunque hay una brecha salarial demasiado alta. Sin embargo el ámbito privado sigue siendo un coto exclusivo de las mujeres, y eso no puede ser. Debemos fomentar la corresponsabilidad en el ámbito doméstico. El permiso de paternidad ha sido un punto de inflexión, porque si ellos se los siguen cogiendo, las empresas no discriminarán a las mujeres. Y el 80% se acogen ya a este permiso. Pero hay que seguir insistiendo. Lo hemos ampliado para familias numerosas, hijos con discapacidad y embarazos múltiples.  En 2011 lo ampliaremos a 30 días.

Pero para muchas madres es fundamental que derechos como la reducción de jornada sean accesibles tanto para ellas como para sus maridos; de no ser así la igualdad es inexistente. Debería ser algo intercambiable, ¿no?
Lo que se requieren son más medidas de corresponsabilidad. Como no solucionamos nada es si nosotras seguimos ocupándonos del ámbito privado, ahí seguiremos eligiendo los contratos a tiempo parcial, las reducciones de jornada... Hay que ir equilibrando el espacio privado entre mujeres y hombres. La paternidad de 30 días en 2011 no se puede quedar ahí, debe ir a más. Y habrá que ir planteándose la obligatoriedad, que ellos tengan las mismas semanas que tienen las mujeres.

Habrá que ir planteándose la obligatoriedad del permiso de paternidad, que ellos tengan las mismas semanas que tienen las mujeres

¿No es paternalista y un poco machista poner cuota de mujeres?
No. Al mérito lo que es del mérito, y al sexo lo que es del sexo. Representamos el 60% de las personas que se licencian en este país, con mejores expedientes académicos que los hombres y sin embargo eso no tiene un traslado al mercado laboral ni desde luego a nuestra promoción dentro del mismo. Yo quiero que se valore el mérito y la capacidad, y una manera de medirlo es el expediente académico. Así que deberíamos tener el 60% de los espacios de responsabilidad. Pero hay unas tremendas resistencias que requieren medidas de acción positiva. Ojalá algún día no hicieran falta. Pero todavía son necesarias para que las mujeres tengan, legítimamente, por mérito y capacidad, el sitio que les corresponde. En las empresas privadas hemos subido de un 3% a un 9% la paridad. Se ha triplicado, pero aún es poco.

¿Es necesario distinguir el género en el lenguaje para avanzar en la igualdad? Hablar de alumnos y alumnas, todos y todas... ¿Qué importancia le da?
Es verdad que lo que no se nombra, no existe. Pero eso en mi opinión no es lo prioritario. A veces, lo que es anecdótico recibe una cobertura muy ampliada, y se invisibilizan los logros, apenas se cuentan. Y si hay algo anecdótico se convierte en categoría y se habla durante meses, años… Acerca del miembros/miembras, por ejemplo.

¿Este país iría mejor si hubiera más mujeres mandando? ¿Es una cuestión de sexo?
El mundo iría mejor. Las mujeres no hemos sido parte del problema, porque no hemos estado en las mesas donde se han tomado las decisiones que nos han llevado hasta aquí. Pero ahora más que nunca somos parte de la solución. Tienen que contar con nosotras. Por razones de justicia, pero también por razones económicas, de rentabilidad, de eficiencia... Las mujeres no queremos elegir entre ser madres o desarrollar nuestra profesión. Para eso hay que apostar por la igualdad, las guarderías, la corresponsabilidad… Cuando las mujeres tienen hijos, desciende en 7 puntos su tasa de empleo. Cuando los tienen ellos aumenta en 12 puntos. ¿Por qué a ellos se les premia la paternidad y a nosotras se nos penaliza?

Las mujeres no hemos sido parte del problema, y ahora, más que nunca, debemos ser parte de la solución

La Ley del Aborto incluye planes educativos sobre educación sexual. Cuando se empiecen a implantar en las escuelas, ¿nos encontraremos con otra polémica como la de la Educación para la Ciudadanía? ¿En qué tipo de planes están pensando?
Estamos colaborando con las comunidades autónomas, que tienen las competencias. Pero esos planes irán enfocados sobre todo a la sensibilización, educación… Después de la campaña del Póntelo, pónselo ha habido poco más; alguna muy suave intermedia… Es que hemos mirado para otro lado de manera sistemática durante mucho tiempo. Y, claro, no ha parado de crecer el número de embarazos no deseados, porque nos hemos puesto de lado, de perfil y de canto a un problema que sabemos que es complejo y que genera muchas resistencias sociales. Pero hay que ser valiente y abordar el problema de cara. Lo mejor para evitar los embarazos no deseados es la prevención, la sensibilización, la educación sexual. Estamos preparando una web desde el Instituto de la Juventud para resolver dudas sobre sexo. Hay que tener una estrategia sostenida en el tiempo.

¿Los hospitales privados religiosos podrán sortear la nueva Ley del Aborto?
No. A partir de ahora sólo los médicos pueden objetar, como derecho individual, pero las mujeres deben ser atendidas, asumiendo la Administración el pago directo de la prestación. En el caso de que el médico se declare objetor, con la nueva ley tendrá que derivar a la mujer a otro facultativo, dentro del mismo hospital o en otro. Tendrá que darle una solución. Lo estamos desarrollando en el reglamento de la Ley.

El día 18 lanzan una campaña contra la violencia machista...
Su lema es "Saca tarjeta roja al maltratador" y el objetivo es sumar al mayor número de personas en el rechazo al maltratador, que sepa que no tiene enfrente a una persona indefensa, sino a toda la sociedad, y dispuesta a plantarle cara. El objetivo es lograr el aislamiento del maltratador. Antes se justificaba, había muchos cómplices, y con eso estamos acabando. De hecho solo podremos acabarlo entre todos y todas.

Puedes seguir a Virginia P. Alonso en Twitter: @Virginiapalonso

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/noticia/645597/0/entrevista/bibiana/aido/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios