Hilos tensores para un rostro más joven

  • Dura entre 2,5 y 5 años y permite tratar diferentes partes de la cara
  • Actúa sobre la flacidez, las arrugas, las mejillas caídas o el contorno mandibular
  • Más noticias de consumo en Consumer Eroski 

 

La medicina estética incorpora la implantación de hilos tensores con el objetivo de mantener un rostro joven el mayor tiempo posible, mantener la cara libre de arrugas, evitar la flacidez y la caída de tejidos. Con ellos, se pueden tratar distintas áreas faciales, como las mejillas caídas o el contorno mandibular. También se pueden elevar las cejas, ajustar la simetría en cejas y cara, servir de soporte de la piel del cuello y corregir la llamada línea de la 'marioneta'. Esta línea, también conocida como la 'arruga de la amargura', es una depresión que aparece entre la comisura del labio inferior, en dirección a la mandíbula inferior, y que da sensación de tristeza y vejez.

La indicación principal de los hilos tensores es evitar la flacidez y la caída de los tejidos

Se pueden aplicar a partir de la mayoría de edad, y su uso está contraindicado en pacientes con enfermedades autoinmunes o un déficit en el sistema inmunitario, en arrugas muy anchas o profundas caracterizadas por una piel muy poco elástica y con muy poca tonicidad, o personas que se formen expectativas no realistas de los resultados de la intervención.

Existen distintos tipos de hilos. Para indicaciones estéticas, se utilizan los llamados hilos barbados o aptos, que pueden ser permanentes o reabsorbibles, según decida el médico en cada caso. Los hilos permanentes son de propileno y los reabsorbibles de dioxanona; estos últimos se deshacen y se integran en el tejido, de modo que desaparecen con el tiempo.

Aplicaciones

Estos hilos van provistos de unas prolongaciones, gracias a las cuales quedan agarrados a los tejidos donde se insertan y se mantienen en el lugar donde se colocan, sin que haya cicatrices visibles.

Para introducirlos, el cirujano hace una pequeña incisión y los hace avanzar a través del tejido graso de la zona facial que desea tratar, siguiendo unas líneas que ha dibujado previamente en la piel. Un procedimiento estándar implica colocar entre 4 y 6 hilos, mediante inyección de anestesia local, aunque en algunos pacientes se utiliza sedación intravenosa o ambas cosas. Cuando hay que poner más de 6 hilos, el procedimiento dura más tiempo y se requiere más sedación y anestesia.

Habitualmente, una sola intervención es suficiente, pero en casos en que es necesaria otra inserción de hilos es recomendable esperar un par de meses. Pero, además, estos hilos tensores se pueden aplicar junto a otros procedimientos estéticos, como la misma mesoterapia o la popular toxina botulínica, rellenos como el ácido hialurónico o grasa, 'peelings', láser o terapia de radiofrecuencia. También es posible realizar microliposucciones en el cuello.

Antes y después

Entre dos y tres semanas antes de la intervención se deben suspender los tratamientos con antiinflamatorios no esteroideos (naproxeno, ibuprofeno, indometacina), así como con ácido acetilsalicílico. Y el día antes de la operación se recomienda la sedación con diazepam (al igual que durante la intervención) a los pacientes muy emocionales o delicados, es decir, que son más nerviosos de lo habitual y que pueden reaccionar de forma inesperada.

También es muy importante que, antes de someterse a esta cirugía, el paciente esté plenamente informado. Como en cualquier otra intervención, aunque los resultados en general son satisfactorios, existe riesgo de infección.

Una vez intervenido, el paciente no precisa hospitalización; sólo permanece una o dos horas en observación antes de irse a su casa. Sin embargo, como ocurre tras cualquier procedimiento quirúrgico, pueden aparecer algunos efectos secundarios: el paciente puede notar entumecimiento o un ligero dolor, que se trata con analgésicos, y presentar hematomas, que se pueden tratar con cremas antiedematosas. Los expertos recomiendan aplicar frío sobre la zona intervenida.

Habitualmente, el paciente puede regresar a su vida normal en unos pocos días (una semana como máximo), pero siguiendo unas indicaciones especiales que le dará su médico. En cuanto a la duración de los efectos de esta cirugía rejuvenecedora, al igual que ocurre con la mesoterapia, depende de la edad, la genética de cada persona o del estilo de vida, así como del número de hilos implantados y de la técnica empleada. La mínima duración garantizada es de 2,5 años y la máxima, aproximadamente, de 5 años.

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/noticia/309032/0/hilos/rejuvenecimiento/facial/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios