Cifuentes no convence a la oposición