Flores culpa al Ayuntamiento de Madrid