El tren Txu-Txu, nueva víctima de la turismofobia