La compraventa de viviendas registra su peor agosto en cuatro años