El confinamiento obligatorio podría atentar contra principios constitucionales