Los apoyos y la repetición electoral centran los mítines