'Call of Duty: Black Ops 4 | Blackout'
Escena del videojuego 'Call of Duty: Black Ops 4 | Blackout'. Activision

Diseñar y desarrollar un videojuego para tenerlo listo a tiempo para el lanzamiento no es algo sencillo. La mayoría de estudios apuran el tiempo al máximo y los últimos meses trabajan más horas de las debidas, algo que según las condiciones laborales de los trabajadores no está permitido.

Una reciente investigación realizada por Kotaku ha desvelado que los trabajadores de Treyach, encargados de la saga Call of Duty, han sufrido pésimas condiciones en sus últimos títulos lanzados.

Los trabajadores del estudio han asegurado que la mayor parte de 2018 la pasaron tratando de acabar Call of Duty Black Ops 4, y que para ello tuvieron que realizar 64 horas semanales (siempre que las cosas fueran bien). Este sobrepasado número de horas se dividía en 12 de lunes a jueves, ocho los viernes y los sábados y, a veces, también trabajaban los domingos.

"Tal y como lo presentan, parece que es poco menos que un regalo. Nos hacen un servicio pidiéndonos que hagamos horas extra, lo que parece un poco retorcido, pero la realidad es que supone más dinero en nuestra nómina", cuenta una de las fuentes anónimas de la investigación, que explica que, según el departamento, los empleados cobran entre 13 y 30 dólares por hora y que cuando se trabajan más de ocho horas, esa cifra aumenta un 50%.

Pero la realidad es que el dinero no puede evitar que los empleados se vean afectados por las largas jornadas de duro trabajo. "Ataques de pánico, disociación... Sientes que se violan tus derechos y pierdes tu pasión por lo que estás haciendo, llegando incluso a olvidar los motivos que te hicieron meterte en esto. Es una pesadilla", afirma otra de las fuentes anónimas.

Según la investigación, los trabajadores en las pruebas de testeo son los que se llevan la peor parte: "Pasamos horas y horas ahí, en ocasiones los ordenadores no se apagan durante 24 horas y pueden alcanzarse temperaturas altísimas. Había algunas bromas sobre el hecho de que era una sauna y demás pero era aterrador, especialmente a finales de julio".

"Nos dijeron que el aire acondicionado se había roto, y no importaba cuánto les presionáramos para hacer algo. Nunca pasó nada", añade otro de los trabajadores.

Esta no es la primera vez que se desvela un escándalo así, ya ocurrió con Rockstar, estudio al que acusaron de recurrir a la explotación laboral para sacar adelante el exitoso Red Dead Redemption 2'.