El doblaje de videojuegos, a través de las voces de Spider-Man y Batman: "Es distinto a una película, es el entretenimiento del futuro"

Los actores de doblaje Mario García y Claudio Serrano.
Los actores de doblaje Mario García y Claudio Serrano.
MADRID IN GAME
Los actores de doblaje Mario García y Claudio Serrano.

"¡Ey, esa voz yo la he oído en otro sitio!". ¿Cuántas veces has exclamado eso viendo una serie o una película? Ese pensamiento aterriza en tu mente y no eres capaz de seguir disfrutando de la obra hasta que descubres que, efectivamente, John Goodman y Homer Simpson comparten voz, la de Carlos Ysbert.

Pero esto también pasa en otras industrias del entretenimiento, como los videojuegos, pues el doblaje es un sector transversal. Es por ello que puedes reconocer la voz del doctor Derek Shepherd (Patrick Dempsey), de Anatomía de Grey, en Altaïr de la saga Assassin's Creed, pues ambos están interpretador por Claudio Serrano.

El actor de doblaje es uno de los rostros más reconocidos de la profesión, pues no solo es un habitual en películas, series y anuncios, sino que también es la voz habitual de Batman, tanto del interpretado por Christian Bale en la trilogía de Christopher Nolan como del de Ben Affleck.

Y también lo hace en los videojuegos, desde los Batman: Arkham hasta otras apariciones del superhéroe en Lego DC Súper-Villanos, MultiVersus o Suicide Squad: Kill the Justice League.

Del mismo modo, la voz habitual de Spider-Man recae en otro conocido actor, Mario García, quien presta su voz casi siempre a Tom Holland, incluido cuando es el Hombre Araña en el cine, y también lo hace en los videojuegos Marvel's Spider-Man.

Décadas de experiencia

Ambos acudieron al Tardeo de Madrid in Game, Campus del videojuego de la Casa de Campo, para hablar de su profesión, tan infravalorada como gratificante para ellos.

Los dos actores llevan décadas en el sector. Claudio Serrano, de 54 años, hizo su primer trabajo en los 80 gracias a estar apuntado a teatro: "En el 82, a los niños los doblaban mujeres. Hacían falta niños para una película, salían muchos, y al director del teatro le dijeron 'tus chavales que se vengan'. Lo hice bien, debe ser, y me siguieron llamando".

Por su parte, Mario García, de 26 años, dio un volantazo y pasó de querer ser militar a actor de doblaje. Empezó en 2009, durante su niñez, a hacer cuñas para radio y dos años después comenzó a interpretar a niños en series y películas.

Pero su debut en los videojuegos llegó años más tarde, en The Getaway (2002) y Kinect Rush: Una aventura de Disney Pixar (2012), respectivamente.

"Entonces los videojuegos no tenían voces. Recuerdo que busqué información en revistas de aquella época, cuando los videojuegos prácticamente no venían en castellano, y era el primer doblaje que se hacía con profesionales", recuerda Serrano. Y solo hay que ver su lista de trabajos en el sector para ver cómo esta tendencia empezó a cambiar, pues, conforme pasaba el tiempo, doblaba a más y más personajes de videojuegos cada año.

"Me acuerdo de decir 'esto es diferente a una peli'. En un juego estás tan metido en los cascos de una persona que creas un vínculo un tanto especial. Empecé a buscar información de la industria en Estados Unidos, que siempre va 10 años por delante, y vi que esto era el futuro", reflexiona el veterano actor. "Con Altaïr, de Assassin's Creed, entendí la magnitud de la industria. Es el entretenimiento del presente y del futuro".

Unas ondas y poco más

Sin embargo, ambos coinciden en lo diferente que es el doblaje de videojuegos, que no tiene imagen, con respecto al de cine y series, donde sí ves la escena. "Yo jugaba a videojuegos, pero la primera vez que fui me lo explicaron porque no sabía cómo se hacía. Tienes una onda y has de seguirla", rememora la voz de Spider-Man. "Me acuerdo que, de pequeño, hacer un videojuego me aburría un montón".

"Es posible que esté el audio del actor original, pero nosotros no vemos nada, solamente tenemos los archivos de audio, una pantalla con un programa de sonido, el texto en inglés, el texto en castellano y una pequeña descripción de la situación", añade Claudio Serrano. "Tienes que decirlo con la misma intención, haciendo las pausas que hace el original. Y luego grabas, se ponen las dos pistas juntas y se cuadran. Imagina archivo tras archivo... A las 3 horas ya solamente ves cosas confusas".

Además, la voz de Batman defiende lo que cansa doblar videojuegos: "Como las pistas de los juegos no las grabamos en orden, estás susurrando y de repente gritando, o llorando. De un archivo va saltando a otro, los videojuegos son agotadores".

"Te destrozan, mentalmente y también físicamente, la garganta. Los videojuegos quitan años de vida a nuestra voz, la verdad. Depende también del título, pero a mí un Marvel's Spider-Man 2 me quita años de vida, y no lo digo exagerando", sostiene Mario García.

Aun así, esto no se traduce en un rechazo hacia la profesión, sino todo lo contrario, tal y como relata Serrano: "Cuando te encuentras este mundo que es capaz de hacer cosas tan disparatadas, tan mágicas, y que consigue convencer y congregar a tanta gente... El mundo de los videojuegos no voy a decir que es mi preferido, porque tenemos que ser agradecidos a todos los sectores de los que vivimos, pero es algo que me tiene muy enganchado".

Una profesión infravalorada

Mientras que gran parte del público, especialmente de los gamers, defienden el valor del doblaje, que permite a los jugadores dejar los subtítulos a un lado y centrarse en la acción, hay otros tantos que no opinan igual sobre la profesión.

"Cargamos con una serie de malas famas que se repiten y parece que ya son verdad: que si el doblaje es una invención franquista, que es mentira, se empezó a doblar en 1931 en Francia; que si mutila la versión original; que si solo se dobla en España...", enumera el actor que da vida a Altaïr. "Gracias a las redes sociales, y sobre todo a una nueva generación de actores como la de Mario, intentamos dar a conocer una parte de la profesión de intérprete, que es una industria muy potente en España, crea muchísimos puestos de trabajo y lo que hace es enfocar los productos a gente que a lo mejor no los vería".

"Está infravalorada y a veces un poco maltratada. Pero hay otros momentos en los que, no quiero decir que sea optimista, pero creo que cada vez hay muchísima más defensa", sostiene García y recuerda cuando un invitado de La Resistencia criticó el doblaje y Claudio Serrano y el youtuber Hermoti doblaron este momento a modo de parodia, algo que Broncano aplaudió

El futuro de la industria

Cuando se habla del doblaje, rápidamente se piensa en algo que, cada vez que sucede, genera polémica: el intrusismo, la contratación de artistas de otros ámbitos para prestar su voz a personajes. Sin embargo, la voz de Batman considera que esto no "ha permeado tanto" en los videojuegos, aunque todo "es cuestión de tiempo".

Para Serrano, todo es cuestión de marketing y en ocasiones hay rostros que venden más que tener a un actor recurrente, pero considera que no todos lo hacen mal: "Hay gente que se lo curra, hay youtubers que te dicen 'me han llamado para hacer cuatro frases en una peli de animación, échame un cable, dame una clase'".

En esos casos, no les parece mal, como también sostiene Mario García: "No me molesta si el trabajo está bien hecho, porque hay muchos casos de influencers que han hecho trabajos fabulosos. Yo estoy en contra del mal trabajo, lo haga un profesional o no".

José L. Ortega y los actores de doblaje Mario García y Claudio Serrano.
José L. Ortega y los actores de doblaje Mario García y Claudio Serrano.
MADRID IN GAME

En cuanto al futuro del sector, la sombra de la inteligencia artificial también se cierne sobre el doblaje. Pero ellos consideran que esta herramienta "puede aportar cosas muy chulas", pero si se utiliza para emular voces ya existentes, entran en juego los derechos de cada actor.

"Puede haber cosas muy interesantes, pero siempre con control, conocimiento y compensación de las partes intervinientes", defiende Serrano. "Decían que los sintetizadores iban a ser el fin de las orquestas, que los teléfonos iban a ser el fin de los fotógrafos... Habrá cositas que desaparecerán, una megafonía la hará una IA, algo que no necesite una calidad interpretativa importante. El peligro de eso es que la gente se vuelva a acostumbrar a lo mediocre. Entonces, los que queremos ser artesanos, estaremos ahí para cuando quieran venir".

Por su parte, el actor que castellaniza a Tom Holland considera que es importante regular la inteligencia artificial, pues no quieren que se extinga ya que tiene muchos usos, y lo están haciendo desde Adoma, el Sindicato de Artistas de Doblaje de Madrid al que él pertenece.

Por tanto, parece que el mundo del doblaje en general y el de los videojuegos en particular también se ve afectado por los mismos problemas que otros, pero lo que está claro es que el futuro, que siempre es incierto, es bastante halagüeño para la profesión.

Periodista cultural '20minutos'

Graduado en Comunicación Audiovisual por la Universidad Politécnica de Valencia y máster de Periodismo Digital por la URJC. Formo parte del equipo de Cultura de 20minutos desde 2019. Me encanta el periodismo de videojuegos, televisión y literatura, especialmente cómics.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento