En Alcalá de Henares se vive mejor hoy que hace cuatro años, es una ciudad más sostenible y cohesionada. Esto es algo de lo que todas y todos podemos sentirnos orgullosos porque significa haber incrementado, cualitativa y cuantitativamente, el bienestar de las personas que viven en Alcalá de Henares: nuestros mayores, jóvenes, adultos, hombres y mujeres que trabajan o residen en nuestra ciudad.

Alcalá crece económicamente y crea empleo gracias, entre otras muchas razones, a haber conseguido duplicar el turismo, una de nuestras principales fuentes de creación de empleo. En este y otros sectores, son 5.000 las personas que han encontrado un trabajo en Alcalá de Henares desde julio de 2015 hasta hoy.

Somos una ciudad Patrimonio de la Humanidad, que se ha convertido en una referencia cultural de primer orden regional, nacional e internacionalmente, como debe ser la cuna de Miguel de Cervantes.

Pero además, nada de esto habría sido posible sin la ciudadanía. Gracias a su esfuerzo y a la buena gestión del Gobierno municipal que encabezo, hemos conseguido mejorar notablemente la situación de la ciudad y de las arcas municipales, sin subir los impuestos a las familias.

Hemos reducido la deuda municipal de 261 a 127 millones y generado superávit, lo que nos ha permitido invertir 32,5 millones de euros en los barrios de Alcalá. Hemos mejorado las infraestructuras de la ciudad, peatonalizando el casco histórico, fomentando el transporte público, asfaltando calles y renovando aceras, haciendo más accesible la ciudad, así como remodelando parques e instalaciones deportivas.

En definitiva, hemos gobernado para todas y para todos, de manera prudente y sensata. Por eso, el próximo 26 de mayo, la elección es muy clara: o avanzar mejorando la ciudad con el PSOE o retroceder y volver a la ruina que dejó el Partido Popular, o entregando el gobierno local a un pacto entre Ciudadanos , el PP y la ultraderecha que destruiría la imagen y la proyección de Alcalá como ciudad universal de cultura y tolerancia.

Seguiremos gobernando para todas y todos, de manera prudente y sensata, reformando lo que sea necesario mejorar en la ciudad y promoviendo la cohesión y la inversión en todos y cada uno de sus barrios de la ciudad, así como en el Casco Histórico.