El PSOE descarta esta vez ofrecer ministerios a Podemos, pero –como algo hay que dar para conseguir la investidura– este martes sorprendió con un giro de guion.

Además de un ambicioso programa social, el PSOE planteó dar a Podemos la presidencia de órganos reguladores y de control, como el de la competencia.

Justamente, el valor de estos órganos es su independencia política. Mal servicio hace este mercadeo.