Zinedine ‘La Leyenda’ Zidane nos contará que rectificar es de sabios; que por eso donde dijo ‘Diego’ ha dicho ‘digo’ y James Rodríguez y Gareth Bale, por arte de magia, se han convertido en los Zamorano y Amavisca de la época de Jorge Valdano. Pero no se dejen engañar, porque -como entonces- al galés y al colombiano no les han podido colocar. Zizou se los ha tenido que comer, aunque el manjar no le guste.

En la temporada 1994/95 Valdano anunció a bombo y platillo, como Zidane ahora con James y Bale, que no quería ver en su plantilla ni a Iván Zamorano ni a José Emilio Amavisca. Aquella Liga acabó en las vitrinas del Bernabéu porque, gracias a los pases de Amavisca, el chileno marcó 28 goles. Entre los dos repudiados marcaron más goles (38) que el resto de la plantilla (37). Hasta marcaron los dos goles en el partido del alirón, contra el Dépor de Arsenio (2-1). Con ellos el Madrid volvió a ganar el campeonato de la regularidad cuatro años después.

La situación actual, de entrada, me recuerda muchísimo a aquella, con un entrenador negándoles el agua y la sal a dos jugadores de la plantilla a los que se ha tenido que quedar por falta de compradores. Y, además, convertirles en héroes de su equipo. En la segunda jornada, Zidane se ha visto en la ¿necesidad? de usarlos, pese a no quererlos. ¿Qué dirá ‘La Leyenda’ si al final son los salvadores del Real Madrid? Lo que diga, si lo hacen mal James y Bale, ya lo sabemos porque lleva negándoles desde que regresó como el gran salvador del Real Madrid después haberlo dejado encallado y tirado, huyendo ante la tempestad que se avecinaba.

En su regreso podrá ganar LaLiga, la Champions Legue y hasta el torneo de La Galleta, pero ni en el final de la campaña anterior ni en el inicio de la presente Zidane ha cambiado a un equipo que no juega a casi nada. Pese a vender que todo iba a cambiar y a quedar muy claro, juega con los mismos a los que abandonó, con alguna mínima variación como Hazard cuando no esté lesionado; con dudas en la portería; con la misma defensa de hace tres años; con los mismos en el medio campo y en ataque; con el eterno Benzema… y con los defenestrados Iván Bale y José Emilio James, aunque la vida sigue igual que en el pasado campeonato.