Ya tenemos la primera convocatoria de Luis Enrique, que no ha dejado indiferente a nadie. Para bien y para mal. Sorpresas por presencias y por ausencias, aunque entre las últimas el seleccionador ha despejado de un plumazo la polémica: "¿Jordi Alba, Koke, Lucas Vázquez? Hoy no hablaré de los ausentes”.

Nos ha chafado la conferencia de prensa. El morbo de su distanciamiento con Jordi Alba o los gustos deportivos para no contar con Koke se quedaron en agua de borrajas. Luis Enrique, con su ‘carácter’ siempre atacante y muchas veces ultradefensivo con la prensa, fue un poco cobarde al no querer aclarar esas ausencias. Deja abierto un debate que no beneficiará a esta nueva etapa de la Selección. Como es habitual en él desde sus tiempos de jugador, suspenso en diplomacia.

Luis Enrique ha llamado a once jugadores que no estuvieron en el Mundial de Rusia 2018. Por tanto, hay revolución en la evolución de un equipo que en tres campeonatos pasó de ser noveno en el ranking FIFA. Si este grupo de jugadores es mejor o no, lo empezaremos a saber tras jugar contra Inglaterra y Croacia; dos partidos que marcarán si de verdad evolucionamos con el 4-3-3. De entrada, el seleccionador nos ha dejado claro que venimos de hacerlo muy mal. Por desgracia no miente, aunque podría habernos animado un poco. Nos hace mucha falta.