Ha habido ya muchas senadoras. Pero todavía faltaba una primera senadora gitana. Hace bien en decir que no quiere que sea noticia especial. Pero lo es. Carla Santiago mantiene que no se trata de coexistir sino de convivir. Y tiene toda la razón y todo el sentido. Cada día pasan cosas importantes en la lucha por la igualdad. A veces son pequeñas. Otras marcan un hito: el pueblo gitano necesita referentes, dice la primera senadora gitana, a propuesta de Cs. Ella lo es.

Información relacionada: