China ya tiene un androide médico. De momento solo para consultas previas y cribar posibles males, pero es el principio de la incursión de los robots en la atención sanitaria . Ya los hay ayudando en cirugía y exploración, pero la inteligencia artificial augura avances espectaculares de su uso en los sistemas de salud. Pronto estos ingenios serán el complemento indispensable en el diagnóstico y su ojo clínico competirá con el de los galenos de carne y hueso. Los robots serán programados con ética y humanidad, e incluso les llamaremos "doctor".

Información relacionada: