El CIS de enero ha supuesto un alivio para la cúpula del PP, preocupados tras la debacle del 21-D en Cataluña y por los sondeos de medios de comunicación privados que situaban a Ciudadanos como partido más votado en España.

El Partido Popular de Mariano Rajoy ha cedido siete puntos en favor del partido de Albert Rivera desde las generales de junio de 2016 pero todavía mantiene una ventaja de casi seis puntos sobre su principal adversario por el centro-derecha.

¿Y el PSOE de Pedro Sánchez? Tampoco están para echar cohetes. El CIS le otorga el mismo resultado de julio de 2016. Pero, al menos, Sánchez mantiene la segunda plaza, a solo tres puntos de Rajoy, y cuatro por encima de Podemos. Tiene más cerca la victoria que el temido sorpasso de Pablo Iglesias.

Podemos logra un meritorio 19% de los votos cuando parecía que estaba débil por su política respecto a Cataluña.

En Ciudadanos se toman el sondeo con el optimismo de saber que ellos suben y el PP baja. Pero la realidad, a día de hoy, es que no son primeros, sino terceros.