Huele a elecciones. A más de un año para las municipales y autonómicas, anticipo de las generales, los Presupuestos Generales del 2018 ya desprenden tufo electoral.

Subidas de hasta el 3% en las pensiones más bajas y de viudedad, rebajas fiscales, ayudas para el empleo juvenil y cuidados a los mayores. 8.000 millones tienen la culpa.

El déficit habrá de bajar al 2,2%, pero Montoro dice que recaudará más. Él y Rivera pugnan por oficiar el funeral de la austeridad.

Noticias relacionadas: