El juicio del procés no solo ha de juzgar a los separatistas imputados con todas las garantías procesales, también debe evitar que se manipule en términos electorales. El Supremo, con buen criterio, ha concentrado la fase testifical de los políticos en los últimos tres días de febrero. Rajoy, Soraya, Montoro, Mas, Urkullu... todos alejados de la campaña del 28-A. Cuanto menos espectáculos electorales, más justicia.

Información relacionada