El extremismo extravagante

Una posible interferencia rusa provoca la reacción de Sanders y Trump
Una posible interferencia rusa provoca la reacción de Sanders y Trump
Europa Press

Corren tiempos de felicidad para quienes asisten con júbilo a la polarización política y al éxito de los extremismos. Y, a la vista de los éxitos electorales que acumulan, el porcentaje de ciudadanos que viven con alborozo esas tensiones es creciente.

Un caso muy sugerente es el que protagoniza la CDU alemana, el partido que lidera Angela Merkel. En el territorio de Turingia, los cristianodemócratas se han encontrado ante la tesitura de elegir entre apoyar a la ultraderecha filonazi o a la ultraizquierda poscomunista. Y en esas circunstancias, el partido ha entrado en crisis. En España asistimos al crecimiento de Vox, mientras que Podemos ya ha llegado al poder de la mano de Pedro Sánchez.

En este 2020 comprobaremos también si la pasión por los extremos, y el consiguiente desprecio por las posiciones centradas, se desata por completo en Estados Unidos. Un extremo, el del populismo personalista, despótico y maleducado de Donald Trump, se somete al examen de la reelección. Y ahora vemos que un amplio sector de las bases del Partido Demócrata se siente atraído por Bernie Sanders, el candidato más izquierdista que nunca se haya acercado a la nominación. 

Sanders es otro populista que si llegara a ganar las elecciones sería presidente con 79 años, terminaría su primer mandato con 83 y, si consiguiera la reelección, estaría en el poder hasta los 87.

Paradójicamente, sus votantes son los más jóvenes. Sanders consigue sus apoyos en eso que Tom Wolfe calificó a finales de los años 60 como la «radical chic», la izquierda exquisita universitaria muy alejada de los problemas de lo que en otro tiempo se conoció como el proletariado, porque los trabajadores del metal o los mineros votan a Trump. Quien mejor lo sabe es Hillary Clinton.

Y con esos apoyos, Sanders avanza a buen ritmo. El pasado fin de semana ganó con holgura en el caucus de Nevada. Este sábado se votará en Carolina del Sur, donde compite en los sondeos con Joe Biden. Y la próxima semana será el conocido como supermartes, con votaciones en quince estados, entre ellos California y Tejas que aportan muchos delegados a la convención que en el mes de julio elegirá al candidato que tratará de desalojar a Trump de la Casa Blanca.

Bernie Sanders es una extravagancia de los demócratas, igual que Donald Trump lo es de los republicanos. Las extravagancias se han puesto de moda en política, mientras Vladimir Putin disfruta del espectáculo desde el hermoso recinto del Kremlin, en Moscú. Los servicios de inteligencia de Estados Unidos han advertido a los dos partidos de que Rusia ya ha empezado a interferir en el proceso democrático americano, igual que lo hizo en 2016. Y lo está haciendo en favor de Trump y de Sanders. Por algo será.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento