Tierra llamando a Elon

Juan Luis Saldaña  Periodista y escritorOPINIÓN
Elon Musk en una imagen de archivo.
Elon Musk en una imagen de archivo.
FLICKR / EUROPA PRESS

Está sucediendo algo histórico y parece que no le importa a nadie: el hambre en el mundo tiene solución. Lo ha dicho el director del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas, David Beasley. Se lo ha hecho saber a la persona más rica del mundo, Elon Musk, a través de la red social Twitter.

El hambre se terminaría con 6.600 millones de dólares, el 2 por ciento de la fortuna de Musk. Esto es lo que ha publicado el alto mandatario de la ONU. La historia no ha terminado ahí: el fundador de Tesla ha respondido que, si le presentan un plan coherente en mil palabras y lo hacen con contabilidad abierta y pública, venderá las acciones necesarias de su empresa para cubrir esa cifra.

La ONU ha presentado el plan de las mil palabras que puede ser determinante para la vida o la muerte de millones de personas. Musk no ha contestado todavía. No parece un farol. Parece algo serio. Hasta aquí llega el diálogo de dos personas poderosas, pero ¿y el resto del mundo? ¿En qué estamos pensando? ¿Podemos mirarnos al espejo en paz todas las mañanas? ¿Qué opinan los líderes políticos y espirituales de esta conversación?

"El hambre se terminaría con 6.600 millones de dólares, el 2% de la fortuna de Musk. Esto es lo que ha publicado el alto mandatario de la ONU"

La realidad es dura. No investigamos. No queremos saber. Nos sirven los titulares. No somos conscientes de que el mundo ha cambiado mucho. En Factfulness, el libro del médico sueco Hans Rosling publicado en 2018, se advierte con datos que la humanidad mejora de un modo sorprendente cada año. Este libro demuestra que el concepto de primer y tercer mundo está completamente obsoleto. Rosling propone una división del mundo en cuatro niveles. El nivel 1 está compuesto por mil millones de personas que viven con un dólar al día y se considera pobreza extrema. El nivel 2 se mantiene con cuatro dólares diarios. Son tres mil millones de personas que viven mejor que hace unos años, pero con mucha inseguridad. Los niveles 3 y 4 viven con cierto desahogo y son dos mil millones y mil millones respectivamente.

Rosling creó la fundación Gapminder en la que se investigan este tipo de asuntos. La página web ofrece una serie de datos y encuestas que sorprenden de inmediato. Cualquier ciudadano responsable debería conocerla. Entre otras afirmaciones, se demuestra que los países que salen del nivel 1 dejan de crecer de un modo alarmante y disminuyen su tasa de emigración forzosa de un modo drástico.

Estamos muy entretenidos con el concepto de planeta. Nos hablan a todas horas de él. Llevamos el peso de la culpa ecologista encima como si cada ser humano fuera una enorme chimenea contaminante. Nos duele no reciclar una botella y no nos importa nada el hambre ajena. La realidad tiene matices. No debemos someternos a un dogma y dejar de pensar.

Si Elon Musk no contesta, va a quedar muy mal. Al resto, la historia nos colocará donde merecemos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento