Sarah Morris  Corresponsal británica en España

Sí nos representan

Tributo a sir David Amess este domingo.
Tributo a Sir David Amess este domingo.
EFE/EPA/ANDY RAIN

Los 650 diputados del Reino Unido se sienten vulnerables y todavía en shock después del asesinato a cuchilladas de Sir David Amess, el representante de Southend West en la costa sudeste de Inglaterra. El político del Partido Conservador fue atacado en una iglesia donde estaba en una reunión con ciudadanos de su “circunscripción” – la zona que él representaba - que ofrecen los diputados allí los viernes o los sábados, cuando no están en sus escaños en el Parlamento Británico en Londres.

El asesinato del diputado del Partido Conservador nos recuerda de aquel del representante Laborista Jo Cox, una semana antes del referéndum del Brexit, también en su circunscripción mientras se preparaba para escuchar los problemas de sus constituyentes. Otros dos diputados también han sufrido atentados similares. Uno en 2000 y contra un diputado liberal se cobró la vida de su asistente Andrew Pennington.

Estos atentados pasaron lejos del Parlamento, donde hay una alta seguridad; sucedieron en el corazón de las sociedades que sirven los políticos. Por eso, cómo lo expresó Brendan Cox, el viudo de Jo, son “un atentado a la democracia…y de lo más cobarde”.

Las reuniones que hacen los diputados británicos con sus constituyentes son uno de los aspectos más positivos del sistema político británico, donde los diputados deben su lealtad tanto a los votantes de una zona cómo a su partido. Algunas veces los políticos son acusados de vivir lejos de las realidades de la sociedad, pero en estas reuniones son accesibles, escuchan a los más vulnerables y rinden cuentas por las políticas y leyes que tramitan en el Parlamento. Cómo cuenta The Observer, fue después de reunirse con una ciudadana con endometriosis que Amess empezó a militar para concienciar a la sociedad de aquella condición debilitante que afecta a mujeres. También militó durante 20 años contra la pobreza energética después de la muerte por hipotermia de alguien en su circunscripción.

Cómo consecuencia de la muerte de Amess, algunos diputados prefieren comprensiblemente quedar virtualmente en lugar de exponerse al riesgo que representan los encuentros físicos en sus pueblos o ciudades. Sin embargo, la mayoría de los diputados ven estos encuentros cómo esencial para la relación entre votantes y sus representantes.

"La mayoría de los diputados ven estos encuentros cómo esencial para la relación entre votantes y sus representantes"

Algunas medidas de seguridad pueden ayudar, cómo detectores de metales en los sitios de encuentro, pero los expertos de seguridad dudan que haya los recursos necesarios para mandar equipos de policías a los despachos de todos los políticos y precisan que otros profesionales pueden estar incluso más expuestos a la violencia de personas desequilibradas o extremistas.

Amess probablemente hubiera querido la continuación de estas citas. Era consciente que corría un riesgo, escribiendo en un libro sobre su tiempo cómo diputado que atentados como el asesinato de Cox habían “estropeado la gran tradición británica” de reunirse con los votantes.

El Presidente del Parlamento, Sir Lindsay Hoyle, quedó con sus constituyentes, como estaba previsto, horas después del atentado contra Amess el viernes. En una intervención poco habitual para el Speaker, escribiendo tanto en el periódico de la izquierda The Observer cómo en el periódico de la derecha The Daily Mail, Hoyle apela a un cambio del discurso político. “La conversación tiene que ser más simpática y basada en el respeto", escribe. Muchos políticos de distintos signos están de acuerdo con él. Piden un lenguaje menos insultante entre representantes de distintos partidos y por parte de los usuarios de las redes sociales. Términos cómo “traidor” para describir un adversario político no eran empleados hace 20 años, insiste el ex ministro del Interior y ex diputado conservador Dominic Grieve, a la BBC. Ese discurso “llega a personas que pueden ser inestables, obsesionadas. Crea un clima donde es más posible que las personas lleguen al extremo y hagan algo violento”.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento