Borja Terán  Periodista

RTVE, la reconquista del público joven

Inés Hernánd en Genplayz
Inés Hernánd en Genplayz
RTVE PLAY

Hay muchas teorías sobre cómo acercar la televisión a la gente. Pero el truco justamente está en huir de los teoremas e ir a la práctica. Ya lo hacía Chicho Ibáñez Serrador en los comienzos de la televisión: no hay que explicar el modo de uso de la tele, directamente hay que atraer la curiosidad de la audiencia a través del desarrollo valiente de la obra creativa. Nadie comunicó la dinámica de 'Un, dos, tres...', directamente el público jugó al 'Un, dos, tres...'

Han pasado cincuenta años de aquello, pero lo mismo sucede en la televisión de hoy. Una tele que ya no sólo se ve por la tele. Pero en RTVE hay un equipo hábil a la hora de reconquistar a ese público que ya no ve la televisión gracias a una apuesta sin titubear por las narrativas que representan a la sociedad hoy. Es lo que está realizando Playz, el canal joven que suministra de contenido exclusivo RTVE Play, la nueva plataforma en abierto con todo el archivo 'a la carta` de la corporación pública.

Porque socialmente se suele asociar TVE con una cadena conservadora que repite moldes de popularidad de 1998 para llegar a un tipo de público objetivo que ya no existe. Porque estamos ya en 2021. Es más, una de las funciones de la radio televisión pública debe ser desempeñar ese intercambio de sabidurías entre generaciones. Cometido que, históricamente, RTVE ha ejercido.

Por eso mismo, uno de los valores actuales de Radio Televisión Española es Gen Playz, el programa de debate de RTVE Play que está sabiendo tomar el pulso a la conversación social de su tiempo. Sin condescendencia, abriéndose con osadía a los nuevos referentes sociales e indagando en ellos con ayuda del superpoder de no tener miedo a la ironía, tan importante y hasta salvavidas en la historia de la tele. Lo que provoca que este programa genere un todopoderoso vínculo de implicación de su audiencia, audiencia que se siente partícipe e implicada con este tipo de producciones. Porque Gen Playz habla su idioma. Es más, trata aquello que les preocupa de verdad lejos de las irreales agendas que se marcan a veces desde los más veteranos medios de comunicación.

Las nuevas generaciones conectan con RTVE cuando son tenidos en cuenta sin condescendencias y con la mordacidad inteligente que merecen.

En Gen Playz hay cabida a temas más referenciales y a otros más superficiales pero, ojo, no por ello menos relevantes para entender esta época. Al frente del programa, Inés Hernánd. Rápida de reflejos y mordacidades, modera la mesa de ping-pong desde la que se realiza el debate. Otro acierto, buscar un elemento reconocible e identitario como parte central escénica. Porque crear iconografía propia es clave para trascender en televisión.

La pasada semana el programa grabó una edición de Gen Playz desde la facultad de comunicación de la Universidad complutense de Madrid. Se verá en los próximos días. El que escribe estas líneas se pasó por allí para observar la repercusión. En efecto: el auditorio estaba llenó de universitarios. Emocionados, con ganas de participar. Estaban viviendo el programa con la misma pasión ingenua que lograba RTVE en los setenta, ochenta y noventa cuando la cadena pública abría sus platós a la gente y a lo grande.

Esa grabación a pie de Universidad respondía sin fisuras la pregunta de "cómo acercar la tele a la gente". No hace falta vender, regalar u ofrecer nada, ni siquiera hace falta un photocall en el que poder posar. Simplemente la gente acude cuando se sienten escuchados. La gente vuelve a TVE cuando se le ofrece formatos con una autoría aplastante que aporta, que remueve, que inspira, que intenta no ir a rebufo de lugares comunes. Incluso que no tiene demasiado miedo al qué dirán. Gen Playz está logrando este camino de consolidar una comunidad, un recorrido que la RTVE que viene debe explorar más. Incluso directamente en La 1. Es la forma de reconectar, de ser relevante. De que la audiencia sienta RTVE como una institución propia -lo que es- de la que estar orgulloso y no como un intercambio de cromos político desconectado de la sociedad y sus talentos. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento