Miguel Montejo  Concejal de Más Madrid en el Ayuntamiento de Madrid

¿Qué puede hacer el Ayuntamiento de Madrid para ayudar en la desescalada?

Mensaje colocado en la fachada del Ayuntamiento de Madrid, en el que se da las gracias a los ciudadanos por quedarse en casa.
Mensaje colocado en la fachada del Ayuntamiento de Madrid.
Jorge París

En cómo salgamos del confinamiento que ha sido capaz de doblegar la curva de la pandemia del coronavirus nos jugamos mucho, no solamente nuestra salud como individuos, también como sociedad. Las tensiones políticas que estamos viendo son una terrible advertencia de ello. Desde las entidades locales podemos hacer mucho para estrechar los lazos que nos unen y ahora nos protegen, en lugar de separarnos.

Que el actual alcalde José Luis Martínez-Almeida haya tratado de evitar entrar en la confrontación política de manera pública y que los partidos de la oposición hayamos trabajado desde la lealtad institucional es, sin duda, una importante oportunidad para lograr un pacto multipartidista en Madrid que colabore con el plan gubernamental y autonómico de la llamada desescalada.

"Combinando las pruebas con la utilización de mascarillas podríamos proponer un protocolo de desescalada"

Como nos enseñó Manuela Carmena, “no todo lo que sufren las y los madrileños será competencia del Ayuntamiento, pero sí es de su incumbencia”.

Este coronavirus, el SARS-CoV-2, es nuevo y aún sabemos muy poco de cómo funciona. Seguimos sin saber en qué medida se ve afectado por el clima, ni qué nuevos 'picos de pandemia' nos esperan, ni cómo es la inmunización frente al patógeno, ni sus secuelas a largo plazo. Ni tan siquiera tenemos protocolos médicos claros o cuándo tendremos una vacuna segura y útil.

Ahora bien, si aún hay muchas cosas que no sabemos, hay otras que sí vamos conociendo, como la recientísima recomendación de la OMS respecto a la utilidad de las mascarillas denominadas ‘quirúrgicas’, siempre que sean utilizadas por toda la población. Desde el Ayuntamiento podemos promover su utilización masiva, con campañas específicas, utilizándolas en público los propios políticos o seduciendo a personas conocidas a hacerlo.

"Si observamos en un mapa la incidencia de la pandemia, observaremos cómo afecta más a las zonas desfavorecidas"

Otra cosa que vamos sabiendo es que vamos a tener que enfrentarnos al infierno logístico de realizar las pruebas masivas (PCR y serologías). Para ello Madrid cuenta con recursos como Madrid Salud, que ofrecidos a la Comunidad de Madrid y al Ministerio de Sanidad serían una contribución importante que hacer desde la ciudad.

Combinando las pruebas con la utilización de mascarillas para evitar el contagio a terceros podríamos proponer un protocolo de desescalada que quizás no esté exento de polémica, pero lleno de determinación, dotándonos de distintivos en función de la situación diagnóstica de cada cual o mediante el uso de apps de localización.

Por último, si observamos en un mapa la incidencia de la pandemia, observaremos cómo afecta más a los territorios más desfavorecidos. La ciudad debe atender también este hecho, preparándose para el drama social que se nos avecina. Hay que reconocer qué es el Ayuntamiento. Si bien una parte de la ciudad desconoce por completo sus actividades, otra, a la que se va a sumar más gente cada día, depende de las ayudas que le presta el Consistorio para vivir.

Todas estas pinceladas del papel de Madrid en el llamado desescalado (y otras muchas, como continuar apostando por el teletrabajo, parques infantiles adaptados a esta nueva situación o sistemas de limpieza a la entrada de metros, paradas de autobús o BiciMad), realizadas con la participación de los muy distintos grupos municipales que componemos el actual Pleno del Ayuntamiento de Madrid, tendrían, además, un efecto inspiracional transversal en la ciudad que nos ayudaría a reconstruir no solamente nuestra salud, sino también nuestros golpeados espíritus, y a recuperar la confianza que sin duda vamos a necesitar para volver, con el tiempo, a la normalidad.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento