Lo que pasó en Zaragoza por El Pilar podría anunciar lo que ocurrirá en toda España por la Navidad

  • Durante las fiestas de El Pilar en Zaragoza se registró un exceso de 10.556 casos
Zona de acceso a la carpa de Urgencias instalada en el aparcamiento del Hospital Clínico de Zaragoza
Zona de acceso a la carpa de Urgencias instalada en el aparcamiento del Hospital Clínico de Zaragoza
Luis Benedicto | Title EP

Veamos cómo nos comportamos los españoles, y la mayoría de los pueblos, con las celebraciones y analicemos las consecuencias en relación con la pandemia.

Este fin de semana hemos sido testigos de las aglomeraciones para contemplar los alumbrados en distintas ciudades españolas. Y en Argentina, con la muerte de Maradona, hemos visto cómo se relajaban las medidas de contención en Buenos Aires y en otros puntos del país. 

Trátese de Eros o de Thanatos, acabamos encontrando un hueco para lo orgiástico; y el virus, ese que no da la cara para que se la partamos, no descansa y hace su trabajo evolutivo de multiplicación.

Las dos aglomeraciones que citamos tendrán sus consecuencias en unos días, como las tiene cualquier incumplimiento de las medidas de prudencia que ya todos conocemos.

Por poner un ejemplo, solo un ejemplo que corresponde a mi tierra aragonesa, vamos a mostrar qué ha pasado en Zaragoza, yo soy de Teruel, con las fiestas del Pilar a pesar de las medidas de contención.

Primero vamos a dibujar el gráfico y retamos a los lectores a que pongan fechas en las verticales de color naranja que marcamos.

Las fiestas del Pilar tradicionalmente comienzan el fin de semana anterior al 12 de octubre y terminan el domingo siguiente a esa fecha. Este año hubieran comenzado el 10 de octubre, viernes, y hubieran terminado el 18 de octubre, domingo. Y si algún ingenuo ha podido pensar que, como consecuencia de las medidas oficiales, no se han celebrado, que vea la curva y medite.

Diagrama de casos en Zaragoza en fechas previas y posteriores a la celebración de El Pilar
Diagrama de casos en Zaragoza en fechas previas y posteriores a la celebración de El Pilar
Luis Benedicto

Vamos a dar unas pistas para tratar de identificar la fecha a la que corresponde cada vertical naranja:

1. Las grandes fiestas se celebran por sus vísperas.

2. Los contagios de un día se manifiestan por término medio entre 5 y 6 días después.

3. Los contagiados, contagian, por término medio, desde un día antes de la aparición de síntomas hasta cinco o seis días después.

4. Cuando Eros se ha satisfecho y se vuelve a la racionalidad de Thanatos (es decir, el miedo a la muerte), la vuelta a las prácticas de contención empiezan a notarse unos cinco días después y no vuelven a la normalidad hasta que transcurren unos veinte días más.

5. Los fallecimientos ocurren, por término medio, a partir de los veintiún días después de los casos y se prolongan durante ocho semanas.

Desvelemos las fechas de izquierda a derecha:

1. 9 de octubre. La víspera del comienzo de las fiestas de El Pilar.

2. 16 de octubre. Muestra una primera cumbre, aunque todavía no se vislumbra la gran cumbre. Es el pico de los que se contagiaron el primer día de las fiestas.

3.  23 de octubre. Las fiestas terminaron el 18 de octubre; si el pico se produce 5 días después es porque justo el último día de las fiestas fue el de más contagios: ¿quizá las despedidas?

4. 30 de octubre. Los casos siguen tendencia descendente.

El gráfico con fecha queda así:

El diagrama desvela las fechas de crecimiento y descenso de casos a raíz de la celebración de El Pilar
El diagrama desvela las fechas de crecimiento y descenso de casos a raíz de la celebración de El Pilar
Luis Benedicto

¿Cuántos casos y cuántas muertes han supuesto esos picos?

Los datos muestran que desde el 3 de octubre hasta el 13 de noviembre, en Zaragoza se produjeron excesos de casos sobre las medias de casos previos y siguientes a una y otra fecha, que arrojan un total de 10.556 casos. La tasa de mortalidad de la COVID en Aragón es del 2% según se recoge en el Informe nº 54. Situación de la COVID en España del Instituto de Salud Carlos III, lo que permite atribuir, estadísticamente, 211 muertes a los excesos de casos que se produjeron en las fiestas de El Pilar, en Zaragoza. Siendo cierto que es el virus el que mata, no es menos cierto que las circunstancias que rodean a cada contagio dependen en gran medida del modo de vida de la persona contagiada y de su ámbito personal.

Este triste comentario final no tiene más objeto que anunciar lo que nos esperará en diciembre -ni siquiera tendremos que esperar a enero- si no renunciamos a la celebración de la Navidad al modo tradicional y nos centramos en cuidar a los abuelos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento