Casa de José Saramago
Detalle de varios objetos y fotografías que se pueden ver en 'A Casa', la residencia que José Saramago tenía en el municipio lanzaroteño de Tías y que ha sido inaugurada como museo. Martínez de Cripán / EFE

La presidenta de la Fundación José Saramago y compañera del fallecido Nobel de Literatura, Pilar del Río, abrió este viernes la casa en la que vivió, escribió y murió el literato porque "contiene demasiado espíritu, demasiada calidad y demasiada fuerza para que nos la quedemos quienes habitamos dentro".

Saramago, el único premio Nobel de Literatura en lengua portuguesa, murió el pasado 18 de junio en la isla de Lanzarote a los 87 años y este viernes, coincidiendo con los nueve meses de su fallecimiento tiene lugar el acto oficial de apertura al público de A Casa, situada en el pueblo de Tías.

En un encuentro previo con los medios de comunicación, Pilar del Río aseguró que, tras su decisión de adquirir la nacionalidad portuguesa e instalarse definitivamente en Lisboa para estar al frente de la Fundación que preside, "lo lógico sería desmontar la casa, irme y llevarme mis cosas: mis lozas, mis cuadros... aunque entendía que no podía ser".

A partir de ahora ella pasará prácticamente todo el tiempo en Portugal, mientras que su cuñado Javier Pérez Fíguarez, que reside en Lanzarote desde hace años, quedará como director de 'A Casa' y será quien lleve el peso de la organización en la isla.

"Nueve meses es lo que se tarda en morir"

La esposa del Nobel de Literatura destacó que con el acto de apertura oficial de A Casa pretende "mantener el espíritu de José Saramago y seguir respirando por él".

En su casa de Lanzarote, Saramago vivió los 17 últimos años de su vida, que sin duda fueron los de su mayor proyección como escritor, premiado con en el Nobel en 1998.

Pilar del Río destacó que la casa se mantiene "con el mismo espíritu de cuando era vivida", aunque ha tenido que ser acondicionada como un espacio que va a ser visitado, siempre en grupos reducidos de no más de 15 personas y acompañados de un guía.

La presidenta de la Fundación José Saramago señaló que el haber escogido esta fecha para abrir al público la casa obedece al hecho de que "nueve meses es lo que se tarda en morir", según dejó escrito el autor en El año de la muerte de Ricardo Reis, porque nueve meses es lo que, por lo general, se tarda en nacer.

"Hoy vamos a despedirlo"

"Por eso, el día 18 de marzo vamos a despedir a José Saramago abriendo su casa y su biblioteca de Lanzarote para que sus amigos, sus lectores, las personas que necesiten ver cómo, dónde y de qué manera trabajaba y vivía su escritor, puedan recorrer el conjunto que habitó la mayor parte de sus últimos años de vida", destacó la presidente de la Fundación.

La "ceremonia de despedida", como la definió Del Río, "tendrá la solemnidad de la sencillez" y durante el transcurso del acto está previsto que la directora de la Casa Pessoa, la escritora Inés Pedrosa, lea un fragmento de El año de la muerte de Ricardo Reis en portugués.

"La ceremonia de despedida tendrá la solemnidad de la sencillez"Posteriormente será reproducido en castellano por Lourdes Guerra, "que es una gran amiga de este proyecto y que ha cantado poemas de José Saramago, a los que ha puesto música su marido, Luis Pastor".

El autor de El año de la muerte de Ricardo Reis o Ensayo de la ceguera vivió en Portugal hasta 1993, cuando decidió trasladarse al municipio lanzaroteño de Tías desencantado con el Gobierno luso de entonces por la exclusión a un premio europeo de su polémica obra El evangelio según Jesucristo.

Una obra inconclusa de Saramago

Del Río también ha dicho que los editores del escritor y su agente literaria estudiarán la posible edición de la novela inconclusa en la que trabajaba el escritor cuando le sobrevino la muerte. Por ahora no hay nada concreto porque "son ellos los que tienen que decidir cómo lo van a hacer y en qué momento".

Pero adelantó que "lo que sí sabemos es que el día que se lance se hará en todo el mundo a la vez y que no será algo para pasar inadvertido, sino que será una cosa con peso específico y con fuerza porque el texto lo merece".

Una residencia para escritores donde podrían trabajar y descansarEn la casa en la que Saramago vivió sus últimos años en Tías, Del Río agregó que también estudian un proyecto que tenía el Nobel de convertir en residencia para escritores el apartamento existente sobre el complejo que alberga la biblioteca de Saramago.

Aseguró que siempre pensaron en utilizarlo para que pudieran venir a la isla unos doce escritores al año y vivir unos cuantos meses en Lanzarote, donde podrían descansar o incluso trabajar.

Pilar del Río recordó que actualmente existe un Premio José Saramago para escritores de hasta 35 años, en lengua portuguesa y ahora se va a ampliar también a lengua española "pero también queremos tener en cuenta a los escritores seniors, y sobre todo sabiendo que Saramago fue siempre un escritor senior".