Las autoridades japonesas han declarado una "situación de emergencia nuclear" en la central atómica de Fukushima Daiichi, después del seísmo de 8,8 grados en la escala de Richter que sacudió hoy el país, indicó el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA).

El terremoto paralizó la actividad de once centrales nucleares Según la información aportada por las autoridades niponas a la agencia nuclear de la ONU, el seísmo y el posterior tsunami cortaron el flujo de energía eléctrica en la central y el motor diesel de emergencia que debía suplir esa carencia tampoco funciona, debido a los daños causados por el desastre natural.

En la actualidad, las autoridades siguen tratando de arreglar el sistema alternativo de energía para poner cuanto antes en marcha el mecanismo de refrigeración de la central nuclear, señaló el OIEA en un comunicado difundido en Viena. El combustible nuclear requiere de un enfriamiento continuo incluso cuando las instalaciones atómicas han dejado de funcionar, recordó la agencia nuclear de la ONU.

En otra planta nuclear cercana, Fukushima Daini, las autoridades han establecido el "estado elevado de alerta", sin que el OIEA ofrezca más detalles sobre la situación. "El OIEA busca más detalles sobre la situación en Fukushima Daiichi y otras plantas de energía nuclear y reactores de investigación, incluyendo información sobre suministros de energía eléctrica, los sistemas de refrigeración y la condición de los reactores", afirmó.

El gobierno japonés ha negado la existencia de fugas radiactivas El terremoto paralizó la actividad de once centrales nucleares, aunque el Gobierno japonés ha negado la existencia de fugas radiactivas. No obstante, como dicta el protocolo nipón en estos casos, el Ejecutivo ha decretado el estado de emergencia de energía nuclear.

Miles de personas que residían en un radio de tres kilómetros de la central de Fukushima Daiichi fueron evacuadas a petición de las autoridades locales, al detectarse problemas en la planta. En EE UU se produjo en 1979 uno de los accidentes nucleares más graves de la historia en la central de Three Miles Island, debido a que temperaturas muy elevadas causaron una fusión parcial del núcleo del segundo reactor y una posterior nube radiactiva.