Silvio Berlusconi, una vida marcada por el escándalo

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi.
El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi.
Tony Gentile / REUTERS

Escándalos financieros, sexuales, salidas de tono... La vida de Silvio Berlusconi ha estado salpicada por la polémica, y este mismo martes ha vivido un nuevo capítulo, después de que una jueza de Milán haya decidido enviar a juicio inmediato al primer ministro italiano por supuestos delitos de concusión (abuso de poder) e incitación a la prostitución de menores en el llamado caso Ruby.

Así, el juicio contra Il Cavaliere comenzará el próximo 6 de abril ante tres magistradas de la Corte milanesa, donde Berlusconi tiene pendientes dos procesos más, además de una audiencia preliminar. El llamado caso Mills, en el que se le acusa de corrupción en acto judicial, se reanudará el próximo 11 de marzo, y el proceso Mediaset, en el que está imputado por un supuesto fraude fiscal, se retomará el próximo 28 de febrero.

Por otra parte, se encuentra en fase de audiencia preliminar el caso Mediatrade, en el que se debe decidir si se le juzga por apropiación indebida y fraude fiscal.

Estos procesos habían quedado suspendidos por la ley del legítimo impedimento, que fue invalidada parcialmente por el Tribunal Constitucional el pasado mes de enero. Con esta norma el mandatario podía alegar compromisos institucionales para no acudir a los tribunales en sus casos pendientes.

Además de sus procesos judiciales pendientes, Il Cavaliere también fue noticia por su divorcio, que fue solicitado por su mujer, Verónica Lario, a causa de los escarceos de su marido y tras haber criticado a Berlusconi por seleccionar a varias candidatas para las elecciones europeas por su físico.

Varias jóvenes han declarado en distintas ocasiones haber recibido dinero por acudir a fiestas de Berlusconi. En este sentido, el diario La Repubblica informó en 2009 de que la Justicia investigaba cinco fiestas celebradas en residencias oficiales de Berlusconi, en las que pudo haber prostitución y consumo de cocaína.

Declaraciones

Pero el primer ministro italiano ha saltado también a los medios de comunicación por algunas declaraciones, como cuando dijo, en referencia al presidente de EE UU, Barack Obama: "Yo soy más pálido, pero él es más guapo, joven y alto". Años atrás, en 2002, durante su primera reunión con el primer ministro danés, Anders Fogh Rasmussen, Berlusconi le hizo un cumplido: "Rasmussen no sólo es un gran colega, también es el primer ministro más guapo de Europa", y añadió: "Es tan guapo, que incluso estoy pensando en presentarle a mi mujer".

No obstante, Silvio Berlusconi también ha ofrecido jugosas declaraciones en televisión. El pasado mes de enero llamó muy enfadado a un programa de televisión en el que se estaba hablando sobre el caso por el que será juzgado en abril, y afirmó: "Estoy viendo un programa desagradable, con una conducción despreciable, infame, repugnante".

En el plano político, el pasado diciembre la Cámara de los Diputados italiana rechazó las mociones de censura contra el Gobierno conservador del primer ministro planteadas por la izquierda y por el grupo de su ex socio Gianfranco Fini, junto a la oposición de centro-derecha.

Los escándalos sexuales protagonizados supuestamente por el primer ministro con una menor provocaron además el pasado domingo manifestaciones de mujeres italianas en varias ciudades para defender la dignidad de la mujer y hacer patente su indignación.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento