El subdelegado del Gobierno en León, Francisco Álvarez, ha confirmado esta mañana la detención de cuatro personas y otras dos imputadas relacionadas con el caso de la carne decomisada en una empresa del municipio de San Andrés del Rabanedo que no cumplía con los requisitos para su comercialización, concretamente, 18.600 kilogramos de carne no apta para el consumo.

Según explicó Álvarez, la operación se encuentra abierta y a los detenidos se les acusa de una presunta estafa por falsificación y un delito contra la salud pública.

No obstante, el subdelegado del Gobierno en León pidió discreción hacia este caso, ya que la operación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones. "La Policía y la Guardia Civil continuarán trabajando y esperemos dar en las próximas horas más detalles", concluyó.

En concreto, las personas detenidas e imputadas, todas ellas vecinas de la provincia de León con edades comprendidas entre los 26 y los 45 años, son A.C.C., J.M.R.P., J.M.G.L., S.M.P., A.F.P. y R.F.L.

A principios del mes de diciembre del pasado año efectivos de la Comandancia de la Guardia Civil de León, coordinados con el servicio territorial de Sanidad de la Junta de Castilla y León, iniciaron la 'Operación Almacar', encaminada al esclarecimiento de actividades relacionadas con el sacrificio, comercialización o venta al público de carne y producto cárnicos, sin cumplir los requisitos sanitarios pertinentes que los hacen aptos para el consumo humano.

Matadero clandestino

Durante el desarrollo de la operación los guardias civiles detectaron en la provincia de León un matadero y una sala de despiece clandestinos, donde se sacrificaban los animales sin ningún control sanitario y se marcaban fraudulentamente las canales para simular la inspección, donde decomisando 18.600 kilogramos de carne caducada o pasada de fecha, no etiquetada, etiquetada de forma deficiente o con falsificación en el sello de trazabilidad.

Numerosas gestiones e investigaciones llevadas a cabo por efectivos del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de León, con personal del servicio de Sanidad de la Junta, permitieron detener desde el pasado lunes día 7 a cuatro personas e imputar a otras dos, como presuntas autoras de delitos de estafa, contra la salud pública y falsificación.

Con esta actuación, la Guardia Civil evitó que entraran en la cadena de consumo humano 18.600 kilos de carne no apta para el consumo, aunque la operación continúa abierta, y no se descartan nuevas detenciones de personas implicadas en los ilícitos penales descritos.

Los detenidos, con las diligencias instruidas y los productos intervenidos, se encuentran a disposición del Juzgado de Instrucción número 5 de León, que ha decretado secreto del sumario.

Consulta aquí más noticias de León.