'Malviviendo'
Una imagen de rodaje de la serie de Internet Malviviendo. ARCHIVO

Algunas duran menos que la mayoría de anuncios, no entienden de contraprogramación y mantienen fieles a un buen puñado de fans a golpe de clic diario en Internet. Las webseries no dejan de ser una muestra de que talento y originalidad no están reñidos con ningún soporte.

De hecho, están muy cómodos en la Red. "Cada vez está todo más internetizado: hay más gente que consume audiovisual en otros formatos distintos al televisor. Hasta hace cuatro días, si no ibas a una televisión y te emitían, no podías hacer nada", explica Albert García, codirector del Webseries Festival.

El padre de todas las series de Internet fue el mítico 'Cálico Electrónico' Como en el cine o la propia tele, vale todo. Apocalipsis, zombis, historias de sexo, detectives al uso... Después de más de dos millones y medio de visitas, Con pelos en la lengua graba ya una segunda temporada recuperando a sus tres personajes deslenguados y sus problemas alrededor del sexo.

Las hay también de corte familiar como Hoy puede ser un gran día, una webserie cómica que estrenó 20minutos.es y en la que se repasaba con mucho humor la actualidad del día.

En el campo de la animación, Margarita, la insoportable protagonista de La niña repelente, arrasa en YouTube con pequeñas píldoras de animación en las que hace la vida imposible a quienes la rodean.

El primer episodio de 'Malivivendo' costó 40 euros y consiguió 10.000 visitas Sin duda, se podría decir que el padre de todas ellas fue el mítico Cálico Electrónico. Aquella especie de Superlópez de los tebeos con sobrepeso cruzó incluso las fronteras españolas. Un personaje divertido y bonachón que surgió inicialmente como una animación flash para una tienda de electrónica.

Pero la crisis y la falta de fondos obligaron a los socios a acabar con la serie cuando quisieron dar el salto a la pequeña pantalla. Uno de los grandes retos a los que se enfrentan estos proyectos independientes para subsistir es la financiación.

Lo saben bien en el equipo de Malviviendo. Un verano en el que estaban todos en paro decidieron hacer una webserie sobre chavales de barrio. El primer episodio costó 40 euros y consiguieron 10.000 visitas. Luego, los donativos de los fans y algunos patrocinios les permitieron salir adelante. "Casi todas las cadenas se pusieron en contacto con nosotros, pero las ofertas no eran jugosas", explican. Constituidos ya como empresa han ido alternado Malviviendo con otros proyectos.

Más ambiciosa es la idea de Eduardo Castejón y Begoña Mier Villafruela con Latimer justicia, detective y figurini, "una historia de venganza muy al estilo Los Soprano", dicen. Junto con el lanzamiento de la primera temporada se incluye la banda sonora de la serie a través de Warner y el cómic que coincidirá con la emisión del capítulo.

De la web a 'Museo Coconut'

Xavi Daura y Esteban Navarro comenzaron un verano a hacer vídeos caseros por aburrimiento. Sin ambición de ningún tipo, grababan las bromas que se hacían con una cámara de fotos. Intentaban hacerlo en plan sketch imitando a La hora chanante.

Al año, el propio Carlos Areces se puso en contacto con ellos para hacer un cameo. La fama alcanzada por sus vídeos de Vengamonjas les ha permitido fichar como guionistas de la segunda temporada de Museo Coconut (Neox) con el equipo de Muchachada Nuí.