La mayoría del comité de empresa de Citroën da luz verde a las medidas de flexibilidad y al ERE

Unos 220 operarios pueden elegir entre trabajar en la línea M1 o acogerse a la regulación
Factoría de peugeot Citroën en Vigo
Factoría de peugeot Citroën en Vigo
PSA

Los representantes del Sindicato Independiente de Trabajadores (SIT) y de UGT, que configuran mayoría en el comité de empresa, han dado luz verde este martes a las medidas de flexibilidad propuestas por PSA Peugeot Citroën y al expediente de regulación de empleo (ERE), y así lo han traslado a la dirección de la factoría, mientras que CC.OO. y CIG han votado en contra.

Fuentes sindicales han confirmado a Europa Press que la mayoría del comité ha firmado un acuerdo con la empresa para que se pongan en marcha esas medidas recogidas en tres documentos: uno sobre el calendario, otro sobre la bolsa de horas y otro sobre el ERE, que se presentaría para 40 días entre el 1 de marzo de 2011 y el 31 de diciembre de 2012 —aunque finalmente en este año se aplicaría solo por 11 días—.

Inicialmente, eran 429 operarios los afectados por el descenso de producción en la línea M2 —que monta los monovolúmenes— y que no podían recurrir a la bolsa de horas, pero finalmente serán unos 220 los que tengan que elegir entre acogerse al ERE o a las medidas de flexibilidad ofertadas por la empresa encaminadas a "equilibrar" la producción de los dos sistemas.

Estas medidas se basan esencialmente en la movilidad de trabajadores del sistema M2 al M1 —que monta las furgonetas— de manera que los empleados de la línea deficitaria puedan sustituir a los operarios del otro sistema en períodos de descanso, como la llamada "sexta semana de descanso deslizante" —que se adjudica por sorteo—, o los "descansos por trabajo en la sexta noche" —del turno de noche—. Asimismo, se complementan con otras, como el descenso de cadencia de la M2 de 45 a 36 coches por hora.

El acuerdo también incluye recuperación de las jubilaciones parciales y plantea unas "condiciones de complemento del ERE", en caso de que los operarios se acojan a esa regulación. A ese respecto, la empresa pone como condición que, en los días 1 al 10 del ERE, la empresa no aportaría ningún complemento —puesto que ofrece alternativas—, en caso de que la regulación tuviera que ser de más días, a partir del día 11 del ERE, la empresa complementaría hasta el 90 por ciento del salario bruto. APOYOS

Los representantes de los sindicatos que han dado su voto favorable, han justificado la decisión —que fue respaldada en sus respectivas asambleas— porque el acuerdo "da estabilidad" a los trabajadores y "ayuda a mantener el empleo".

Así se ha manifestado, en declaraciones a Europa Press el responsable del SIT, Alberto Priego, quien ha recalcado que el acuerdo "es más social que industrial" y que permite dar a los trabajadores de la factoría viguesa "estabilidad y tranquilidad".

Por su parte, el portavoz de UGT, Rubén Pérez, ha señalado que este acuerdo "positivo" ha permitido "transformar un ERE que inicialmente era para toda la plantilla y para 60 días" en una regulación voluntaria y con alternativas de flexibilidad. "Protegemos el empleo que se iba a destruir y logramos un ERE que está a la altura de los que han firmado otros constructores", ha añadido.

Fuentes de la empresa han mostrado su satisfacción por el acuerdo, aunque ha lamentado que no haya sido por unanimidad, y ha agradecido la "responsabilidad" de los sindicatos que han dado su visto bueno a la propuesta, al tiempo que ha recordado que este acuerdo permitirá hacer frente a la "situación de transición" de la planta, en tanto llegan los nuevos lanzamiento y pueda aumentar la producción. RECHAZO

El representante de CC.OO., Pedro Comesaña, por el contrario, ha criticado la posición de los sindicatos mayoritarios en el comité y ha anunciado que su sindicato pedirá un "contrainforme jurídico" por tener "dudas sobre la legalidad" del ERE.

Entre los motivos que han llevado a esta central a votar en contra del acuerdo, destaca el "rechazo a un expediente preventivo y plurianual", que no excluye ni a los eventuales y ni a los veteranos, y que "perjudica a los trabajadores a tiempo parcial por tener que compensar a las empresa para equilibrar su bolsa de horas".

Finalmente, el portavoz de la CIG, Henrique Pérez, ha explicado que el sindicato nacionalista no apoya los planteamientos puestos encima de la mesa porque "hay colectivos de trabajadores perjudicados" y porque "no es una forma solidaria de afrontar la situación —de descenso de producción—". "Estas medidas son insolidarias social y económicamente, y no tienen precedentes en una fábrica donde ya se han hecho otras regulaciones", ha apostillado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento