El nuevo Bulli será una fundación sostenible donde se fomentará la libertad creativa en la cocina

  • Con El Bulli Foundation, que abrirá sus puertas en 2014, Ferrán Adrià pretende crear "talento, creatividad y riqueza" gatronómica.
  • Será un centro pionero en "sostenibilidad y energía".
  • Conllevará una inversión anual privada de entre 600.000 y 800.000 euros.
Ferrán Adrià (centro), muestra como será El Bulli Foundation, junto con el restaurador José María Arzak (izqda.) y el arquitecto Enric Ruiz Geli (dcha.)
Ferrán Adrià (centro), muestra como será El Bulli Foundation, junto con el restaurador José María Arzak (izqda.) y el arquitecto Enric Ruiz Geli (dcha.)
EFE / Javier Lizón

El restaurante El Bulli, elegido 4 años consecutivos como el mejor del mundo, cierra el próximo junio y reabrirá en el 2014 como fundación privada con la libertad creativa como bandera y un archivo en el que se preservarán los 50 años de investigación gastronómica del establecimiento de cala Montjoi.

La mente creativa detrás del Bulli, Ferrán Adrià, nombrado el año pasado el cocinero más influyente de la década, ha presentado hoy en la cumbre gastronómica internacional Madrid Fusión este nuevo proyecto, El Bulli Foundation, con el que pretende crear "talento, creatividad y riqueza", pero sobre todo, "devolver algo a la sociedad".

Adrià, que hace exactamente un año revolucionó Madrid Fusión al anunciar que cerraría su célebre restaurante durante dos años, ha contado para el proyecto físico de la fundación con el arquitecto Enric Ruiz Geli, quien ha diseñado "un escenario de arquitectura de partículas" que será pionero en "sostenibilidad y energía".

El Bulli Foundation conllevará una inversión anual privada de entre 600.000 y 800.000 euros. "Esto no es un juego, siempre nos hemos lanzado, aunque empezamos con un buen fondo; pase lo que pase en los seis primeros años empezamos con un buen fondo", ha señalado el cocinero, quien ha insistido en que él y su socio (Juli Soler) no son millonarios y están corriendo "un riesgo increíble".

Este nuevo Bulli colgará cada día en Internet, de forma gratuita, el resultado de sus sesiones creativas, pues esta es la forma de mantener una "presión" constante sin la que Adrià piensa que no se puede crear. Sin embargo, ha precisado el chef, no se colgarán platos diariamente, sino "conceptos" que otros puedan aplicar a sus propias creaciones, pues su máxima siempre ha sido que la creatividad "es no copiar". Los platos se "compartirán" en la red al final de cada temporada.

"Hoy me siento bastante liberado, la gente sabe que vamos a continuar, no era un farol", ha dicho Adrià tras presentar un plan que pone punto y final a meses de especulaciones. Lo que ha querido dejar claro es que no hay reglas, y desaparece el concepto de El Bulli como restaurante a la usanza que tampoco lo era tanto, ya que sólo abría 6 meses al año y únicamente en horario de cenas.

"El Bulli no va a volver a ser el mejor restaurante del mundo, pero es que ya lo ha sido cinco veces. Hemos ganado todo, ya no tenía estímulos", ha reflexionado. La fundación tendrá un equipo fijo de 15 personas a las que se sumarán colaboradores que tengan algo que aportar en distintas disciplinas del pensamiento. Y siempre, un periodista que pueda transmitir lo que allí está ocurriendo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento