La hermana del preso, Manuela Hernández, reclamó la libertad para su hermano, ya que los hechos ocurrieron cuando Antonio tenía 18 años y actualmente tiene 41 y está "completamente reinsertado".

Además, indicó que desde entonces, él y los cuatro amigos que cometieron los delitos han entrado en prisión tres veces, tras pedir sus familias la suspensión de la pena.

"Mi hermano Antonio está trabajando, lleva una vida normal y tiene una pareja que está esperando un niño (...) Está completamente reinsertado."

Sin embargo, Manuela Hernández declaró que hace un año "
solicitamos el indulto para todos ellos y, no sé por qué, han venido dos denegados y tres aceptados, por lo que mi hermano y otra persona más tienen que cumplir una pena de 12 años cuando ya están completamente rehabilitados".

Manuela Hernández aseguró que su hermano actualmente "está trabajando, lleva una vida normal y tiene una pareja que está esperando un niño", por lo que entiende que "no hay derecho a que esté en la cárcel después de tanto tiempo y por 12 años".

Fue el viernes pasado cuando, a la hora del almuerzo, agentes de la Guardia Civil se personaron en la casa donde reside Antonio Hernández con su madre, para detenerlo y llevárselo a la cárcel.

El otro aljaraqueño afectado por la denegación del indulto es Juan Benítez, de 38 años, que actualmente es padre de familia y tiene dos hijos, era menor de edad cuando sucedieron los hechos.