Los Reyes Magos de Oriente recorrerán por primera vez la capital aragonesa montados en camello. Su primera aparición tendrá lugar el 5 de enero, a las 16.00 horas, en la plaza del Pilar y, a partir de las 18.00 horas, partirán con todo su séquito por las calles de Zaragoza.

Durante algo más de media hora Sus Majestades pasearán por la céntrica plaza zaragozana para saludar a niños y mayores y recordar que en unas horas llegará la noche más mágica del año, ha indicado el Ayuntamiento de Zaragoza.

La Cabalgata de Reyes comenzará a las 18.00 horas y partirá desde la calle de Juana Francés, antes Capitán Casado, y continuará por el Paseo María Agustín, Paseo Pamplona, Plaza Paraíso, Plaza Aragón, Paseo de la Independencia, Coso, Alfonso I y Plaza del Pilar.

Los Carteros Reales abrirán la comitiva portando unos cestos con los que recogerán las cartas de los niños que todavía no han entregado las misivas a Sus Majestades. La formación estará compuesta por seis carteros a caballo, cuatro mensajeros sobre patines y una persona encargada de echar al buzón móvil las misivas.

El buzón real está formado por tres cofres giratorios, uno por cada rey mago, para facilitar la tarea de los Carteros Reales. Esta será la última oportunidad para que los niños entreguen las misivas a Sus Majestades, ya que los más previsores han podido acercarse desde principios de diciembre al Campamento Real instalado en la plaza del Pilar.

Zaragoza tiene la suerte de poder recibir a Melchor, Gaspar y Baltasar con toda su corte. Sus pajes y ayudantes son más de 300 personas y acuden desde Asia los que acompañan a Melchor, de Europa los que arropan a Gaspar y de África los que forman el séquito de Baltasar.

Los Reyes Magos descenderán de sus carrozas en la confluencia entre la calle Alfonso y la plaza del Pilar, y desde allí, acompañados por el alcalde y una comitiva especial, recorrerán el Belén para adorar al Niño Jesús sobre las 19.30 horas.

Los tres reyes

El Rey Melchor proviene de Asia y así lo demuestra un músico que abre su comitiva haciendo sonar un gong gigante. Le acompañan también otros artistas con flautas, panderetas, bailarinas, comefuegos, tragasables y soldados con arcos y lanzas.

Como es astrónomo, mira el cielo desde su carroza y observa las estrellas para leer en ellas los sueños de los niños. La carroza también está ocupada por su paje principal y sus sirvientes que llevan los regalos. Junto a él avanza una lámpara maravillosa, un gran elefante que montan dos príncipes y una torre con niños donde se guarda el oro que entregarán en el Portal del Belén de la Plaza del Pilar.

Gaspar procede de Europa y su séquito evoca la Edad Media y la magia celta. Tres Gigantes Sabios, acompañados de una formación de músicos percusionistas, son los primeros en abrir el desfile. Les sigue un tonel gigante, alrededor del cual se encuentran malabaristas, saltimbanquis, mesoneras y otros representantes del pueblo.

Tras el tonel se sitúa la carroza de los dos druidas, que tienen control sobre el fuego y poderes mágicos, y los portadores de bengalas que acompañan a un grifo gigante. El Rey Gaspar va leyendo libros de magia y realizando experimentos. Tras él camina la Guardia Real, donde un capitán manda a un grupo de soldados con espadas y escudos.

El Rey Baltasar viene directamente de África acompañado de cuatro músicos con tambores y un típico mercado africano con mercaderes, vendedores de alfombras y aguadores. La carroza del tesoro es la más espectacular y allí el brujo realiza sus encantamientos.

Tras ellos avanza la Barca Sagrada, donde un Sumo Sacerdote y una sacerdotisa, con el Arca de la Sabiduría, van rodeados de sirvientes egipcios con su capataz al frente. La Guardia Real, presidida por su capitán y la portaesandarte, abren el paso a la carroza del Rey Baltasar que llevan la mirra que ofrecerán como presente.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.