Cándido Méndez, secretario general de UGT
El secretario general de UGT, Cándido Méndez. M.H. de León / EFE

UGT exigió este martes al Gobierno "la reversión inmediata" de la reforma laboral, ya que tras seis meses en vigor el sindicato cree que no ha servido ni para crear empleo ni para reducir la temporalidad en el mercado laboral, además de haber recortado los derechos de los trabajadores.

En un comunicado, UGT reconoció que el dato del desempleo registrado en 2010 "no es tan desfavorable" como en años anteriores, pero cree que sigue poniendo de manifiesto las dificultades de la economía española para salir de la crisis.

Subrayó que el final de la ayuda de los 426 euros para los parados que agoten la prestación agravará la situación de una parte de los desempleados.

Cambio de rumbo

El sindicato cree que la negativa evolución del paro en 2010 hace urgente un cambio de rumbo en la política económica y fiscal del Gobierno que logre la recuperación de la economía, del empleo y del estado del bienestar.

Dicho cambio de rumbo, según UGT, tiene que servir para "plantar cara a las continuas presiones de las instituciones internacionales y gobiernos de corte neoliberal".