El pleno de las Cortes regionales ha aprobado este miércoles, sin el apoyo del Partido Popular, los Presupuestos de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha para 2011, un total de 8.616 millones de euros con los que el Gobierno socialista pretende seguir combatiendo la crisis y que, para los 'populares', no es más que un presupuesto que no conseguirá ese objetivo, habida cuenta de los datos de deuda y déficit de la región.

Las Cuentas regionales han salido adelante al término del debate de las 187 enmiendas que quedaron 'vivas' tras su paso por la Comisión de Economía y Presupuestos, todas ellas del PP, que el PSOE —que presentó seis enmiendas, retiró una y el resto se incorporaron al dictamen— ha rechazado.

Para cerrar el debate, que se ha desarrollado durante dos sesiones, ha tomado la palabra la vicepresidenta y consejera de Economía y Hacienda, María Luisa Araújo, que ha destacado que este texto "hereda lo que han sido las dos grandes prioridades de la legislatura: servicios de calidad y políticas activas para favorecer el desarrollo y la recuperación de Castilla-La Mancha".

Araújo ha manifestado que los 'populares' "no han pasado la prueba", en alusión al debate de unas enmiendas a las que "ni siquiera han dedicado ni un minuto de sus intervenciones". Igualmente, ha destacado que si el PSOE no toma en serio esas enmiendas no es por sí mismas "sino porque cuando hablan de verdad dan miedo".

También se ha referido a los últimos datos económicos conocidos sobre Castilla-La Mancha para advertir de que la prioridad de este Ejecutivo "no es el superávit presupuestario sino la igualdad" y por eso el dinero del Presupuesto de 2011 pretende "cumplir un compromiso con los servicios esenciales públicos y de calidad", que es "lo que garantiza la igualdad".

CONFIANZA

La vicepresidenta ha destacado, de entre las cifras, los 316 millones de euros que se destinarán el año próximo para combatir el desempleo, y ha declarado que Castilla-La Mancha es una comunidad autónoma que "merece la confianza de todo el mundo, menos del PP de Cospedal", partido al que ha pedido que "piense" en esta región.

Durante el debate, el PP ha insistido en que estas son unas cuentas que no hacen nada para combatir el paro, y que incrementan los recortes sociales, y se ha mostrado convencido de que serán las últimas que presente el Gobierno de José María Barreda, una vez que la presidenta regional del PP y secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, asuma la Presidencia de la región en 2011.

Una vez aprobadas las cuentas, en declaraciones a los medios, la portavoz del Grupo Popular Ana Guarinos ha considerado "papel mojado que no sirve para nada" estos presupuestos, teniendo en cuenta que la Junta va a presentar un plan de reequilibrio financiero, y ha insistido en pedir a Barreda que presente su dimisión inmediata.

Mientras, desde el PSOE se ha recriminado a la oposición su falta de interés, como evidencia "el mal trabajo" realizado en lo que algunos diputados llegaron a denominar "churroenmiendas", así como su falta de rigor y su "desconocimiento de la realidad" regional. RECONOCIMIENTOS

Sin embargo, durante más de diez horas de debate se ha hablado, más que de las enmiendas, de Caja Castilla La Mancha, del sueldo de Cospedal, de la agencia Moody's y la calificación de deuda que le ha dado a la región, o de quién gobernará en la Comunidad Autónoma a partir de mayo.

Al término del debate, y como viene siendo tradicional, la Cámara ha celebrado un acto de reconocimiento a los trabajadores del Parlamento que han cumplido durante 2010 un total de 25 años de servicio a las Cortes —al que han asistido Barreda y Cospedal— durante el que se les ha hecho entrega de la moneda conmemorativa de los 25 años de constitución de Castilla-La Mancha.

Consulta aquí más noticias de Toledo.