ELA ha denunciado el accidente laboral ocurrido este jueves en las obras del Tren de Alta Velocidad (TAV) en Eskoriatza, en el que ha muerto un trabajador y otros dos han resultado heridos de gravedad cuando el material explosivo utilizado en las voladuras ha estallado, y ha asegurado que existe "un gran ocultismo sobre las condiciones en materia laboral, incluyendo seguridad y salud laboral".

Tras indicar que, en lo que va de año, "67 trabajadores han perdido la vida en Hego Euskal Herria debido a un accidente laboral", ELA ha recordado que el Gobierno vasco gestiona las obras de construcción del TAV mediante la empresa Eusko Trenbide Sareak, (ETS).

ELA ha asegurado que ha solicitado "reiteradas veces el acceso a las obras, para poder valorar las condiciones laborales de los trabajadoras", pero ha denunciado que, "desde ETS, se nos ha denegado la entrada y que existe un gran ocultismo sobre las condiciones en materia laboral, incluyendo seguridad y salud laboral".

El sindicato ha destacado que "no es el primer accidente mortal que ocurre en la construcción de este Tren de Alta Velocidad", así como que "es evidente que existe una gran precariedad laboral que provoca accidentes lamentables como el que denunciamos hoy".

ELA ha advertido que la siniestralidad laboral "es un problema real y urgente que solucionar y que tiene responsables que incumplen la normativa en materia de seguridad y salud". En el caso de este accidente, ha dicho que "la dejación en esta materia es aun mayor si cabe al ser una empresa que delega directamente del Gobierno vasco".

Para exigir responsabilidades, los sindicatos ELA y LAB realizarán este viernes una concentración delante del Gobierno vasco, en la calle Andia 13 de San Sebastián, a las 11.30 de la mañana.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.