Hugo Chávez
El presidente venezolano, Hugo Chávez. EFE

Altos funcionarios del Gobierno de Rusia admitieron el año pasado a una delegación de EE UU que habían vendido a Venezuela 100 misiles antiaéreos de manejo individual, según los cables del Departamento de Estado filtrados por WikiLeaks y que publica este jueves el periódico El País.

Aunque el presidente venezolano, Hugo Chávez, anunció personalmente la adquisición de ese armamento, considerado por Washington una de las armas más desequilibrantes en la región, nunca se había revelado la cifra ni se sospechaba que fuese tan elevada.

La razón oficial era el temor de Washington a que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se hicieran con un sistemas de defensa aéreo que podía ser utilizados por un solo hombre (Manpads) y que permitiría a un combatiente derribar un aparato.

Cien misiles Igla

Con estos misiles, que tienen un alcance de entre cuatro y seis kilómetros, Washington teme que los 'blackhawk' que operan en Colombia sean un blanco fácil para la guerrilla colombiana.

El rearme de Venezuela desató las alarmas en Washington El seguimiento estadounidense a los Manpads se realizó al más alto nivel y en julio del año pasado, mientras el presidente de EE UU, Barack Obama y su homólogo ruso, Dmitri Medvédev, se reunían en Moscú, expertos de ambos países mantenían una reunión simultánea que tuvo a Venezuela como principal protagonista.

En esta reunión los rusos confirmaron que habían vendido a Caracas en ese trimestre 100 misiles Igla con 90 lanzadores, pero les aseguraron a los estadounidenses que las armas no acabarían en manos de terceros. Esto no descarta que Rusia haya venido más misiles a Chávez posteriormente.

Intereses energéticos

El rearme de Venezuela y su cada vez más estrecha colaboración militar con Rusia desató hace tiempo las alarmas en Washington, que presiona a varios Gobiernos aliados y a la propia Rusia para que no vendiera armas a Caracas.

Los papeles filtrados por Wikileaks revelan además datos de la presencia militar rusa en Venezuela y también el protagonismo de uno de los hombres de mayor confianza del primer ministro ruso, Vladimir Putin, el viceprimer ministro Igor Sechin, en las relaciones con el país caribeño.

Al respecto se advierte que Igor Sechin es quien dirige los asuntos relacionados con los intereses energéticos de Rusia en todo el mundo, y que fue el propio Putin quien en septiembre de 2008 le colocó al frente de la comisión bilateral de cooperación ruso-venezolana.