El Tribunal Superior de Justicia de Madrid
Sede del Tribunal Superior de Justicia de Madrid. EP

El presunto cabecilla de la 'trama Gürtel', Francisco Correa, diseñó desde la cárcel una estrategia para tratar de influir en los órganos judiciales encargados del caso y dio órdenes para que se controlaran las comisiones rogatorias internacionales que se acordaran para proteger sus intereses.

Así se desprende de un informe de la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Dirección General de la Policía sobre el contenido de las conversaciones intervenidas en la prisión de Soto del Real a Correa, su "segundo", Pablo Crespo, y Antoine Sánchez, incluido en la última parte del sumario cuyo secreto se levantó el pasado lunes.

Las órdenes de Correa desde la cárcel están revestidas de medidas de seguridad Según estas conversaciones -indica el informe- Correa "diseña una estrategia para tratar de influir sobre las personas que ocupan los órganos judiciales donde se encuentra el procedimiento con objeto de obtener el favorecimiento para sus intereses". Asimismo, según el informe policial, dirige la estrategia para tratar de controlar a los testigos de los hechos "y que puedan declarar en su contra", como el ex concejal del Ayuntamiento de Majadahonda Juan José Moreno Alonso.

Las órdenes desplegadas por Correa desde la cárcel -agrega el informe- "están revestidas de unas medidas de seguridad como la utilización de forma sistemática de anotaciones en papel para evitar la grabación y por tanto la observación tanto de las instrucciones que transmite como de las personas destinatarias de los mensajes".

Entre otras conversaciones, la UDEF hace referencia también a la mantenida por Correa con su abogado, José Antonio Choclán, quien le entrega "documentación del procedimiento declarado secreto al que ha tenido acceso y del que le ha recomendado que tenga cuidado porque pueden acordar un registro de la celda y encontrarlo". Agentes de la Policía Judicial registraron el 6 de mayo de 2009 la celda que compartían en la prisión Correa y Crespo.

Fondos de la trama en Suiza

Además, la UDEF de la Policía alertó al juez instructor del 'caso Gürtel' en Madrid de que el ex tesorero del Partido Popular Luis Bárcenas es el beneficiario de una cuenta bancaria en Suiza que se nutre de las operaciones realizadas en España por la red de corrupción.

El juez cursó en abril una comisión rogatoria a Suiza tras recibir este informe, que asegura que Bárcenas solicitó el pasado 12 de febrero una tarjeta bancaria con un límite mensual de 25.000 euros para disponer de fondos ya existentes en una cuenta abierta en Suiza "con el fin de trasvasar dichos capitales a otro lugar y de esta forma dificultar la investigación sobre su patrimonio".

Un límite que además "pone de manifiesto la intención de realizar operaciones de elevada cuantía con ella, y precisa la acreditación de una solvencia" que garantice un "saldo suficiente como para soportar cargos de elevado importe". Sin embargo, relata que la solicitud del ex senador popular fue denegada por la entidad al comprobar que estaba siendo investigado en España.

Bárcenas, que según las investigaciones podría haber recibido 1.353.000 euros por mediar en la adjudicación de contratos a empresas del presunto líder de la 'trama Gürtel', Francisco Correa, está personado en el caso "Gürtel desde el pasado mes de septiembre después de haber renunciado a su escaño en el Senado y, por tanto, dejar de ser aforado.

Bárcenas negó hacer recibido dinero de Correa

Bárcenas y el ex diputado Jesús Merino negaron haber cobrado cantidad alguna del presunto cabecilla de Correa, según consta en las declaraciones que ambos hicieron, en el mes de julio de 2009, como imputados ante la Sala de lo Penal del TS.

Bárcenas aseguró que su relación con Correa y su segundo, Pablo Crespo, fue en "temporal" y en su condición de gerente del Partido Popular, y que nunca había recibido "cantidad alguna" de esos "señores", mientras que Merino manifestó que nunca recibió "cantidad alguna de los señores del grupo Correa".

En su declaración ante la Sala Segunda, el 22 de julio de hace un año, Bárcenas explicó que conocía a Correa como proveedor del partido, que recordaba que éste empezó a trabajar con el PP en el año 1991 tras dirigirse por medio de una carta ofreciendo sus servicios.

Bárcenas dijo que había sido el PP quien se lo había remitido, que le llamó por teléfono y, entonces, la empresa de Correa empezó a trabajar como agencia de viajes para ellos.

Consulta aquí más noticias de Madrid.