Zapatero preside la inauguración de la nueva terminal de Barajas
Reuters Reuters

'Esta gran obra se inscribe en el proceso modernizador de la economía española', dijo Zapatero sobre la nueva terminal, que empezará a funcionar el domingo después de casi seis años de construcción y una inversión de 6.000 millones de euros.

Será utilizada por Iberia y sus socios de la alianza Oneworld, como British Airways.

La ampliación de Barajas permitirá que tenga capacidad para albergar 70 millones de pasajeros anuales, un 68 por ciento más que actualmente, según el Ministerio de Fomento.

'Somos una gran capital aeroportuaria. Pasamos a ser el segundo después de Londres Heathrow en volumen de pasajeros, y el décimo en el mundo', dijo por su parte el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón.

La nueva terminal y su edificio satélite, diseñados por el arquitecto español Antonio Lamela y el británico Richard Rogers, harán que el aeropuerto pueda alcanzar 120 operaciones por hora, un 54 por ciento más que en la actualidad.

El diseño vanguardista crea una secuencia repetida de ondas formadas por amplias alas de acero que se complementa con el uso de láminas de bambú en la parte interna del techo. Los elementos estructurales exteriores del edificio se han pintado con los colores del arco iris y recorren la terminal de norte a sur.

'La ondulación da espacio interno', dijo Rogers a Reuters, mientras que 'los colores de los pilares le dan alegría y vitalidad'.

'Un aeropuerto tiene que ser funcional (...) (pero para mí) también tiene que ser lírico', añadió.

El traslado de Iberia a la T4 ha supuesto una inversión de más de 60 millones de euros, y con ella la aerolínea española espera tener el espacio necesario para despegar y desarrollar su potencial internacinoal.

'Para nosotros es muy importante este paso ya que podemos ser la compañía que tenga el cuarto 'hub' (centro de distribución) más importante de Europa, junto con París, Londres y Francfort, para la entrada y salida de los vuelos hacia y de Latinoamérica a Europa', dijo el consejero delegado de Iberia, Angel Mullor, esta semana.

/Por Julia Hayley/