La Audiencia Nacional condena a Oubiña y a su hijastro a seis años de prisión por el caso 'Regina Maris'

La Audiencia Nacional condenó ayer al conocido narcotraficante gallego Laureano Oubiña Piñeiro a una pena de seis años y nueve meses de prisión y a su hijastro, David Pérez Lago, a seis años de cárcel, así como al pago de una multa de 60 y 2 millones de euros, respectivamente, por la implicación de ambos en el alijo de 12,5 toneladas de hachís interceptado en 1999 a bordo del barco Regina Maris.
El narco gallego Laureano Oubiña
El narco gallego Laureano Oubiña
Efe

La sentencia de la Audiencia Nacional condena a Laureano Oubiña Piñeiro, de 59 años de edad, como autor responsable de un delito contra la salud pública consumado "con las agravantes específicas de cantidad de notoria importancia, pertenencia a organización y ser dirigente de la misma".

Además, condena a David Pérez Lago, de 28 años de edad, e hijo de la mujer de Oubiña, María Esther Lago, ya fallecida, como autor de un delito contra la salud pública consumado también "con las agravantes específicas de cantidad de notoria importancia, pertenencia a organización y ser dirigente de la misma".

Decomiso de bienes y efectos

La Audiencia Nacional acuerda también decomisar los bienes y efectos intervenidos en la causa pertenecientes a los responsables del delito. Entre ellas se incluye la sustancia estupefaciente incautada, armas, dinero, inmuebles, vehículos y demás efectos ocupados.

Además de Laureano Oubiña y su hijastro, la sentencia también condena a penas de prisión y multas de diversa cuantía a otras 14 personas por su implicación en el alijo del Regina Maris: seis gallegos, cuatro asturianos, una madrileña, un holandés, un caboverdiano y un senegalés.

Absueltos de contrabando

No obstante, los 17 procesados por el alijo de 12,5 toneladas de hachís son absueltos de un delito de contrabando, según recoge el fallo.

Asimismo, la Audiencia Nacional condena también a María Ivonne Fariña Otero, de 25 años de edad y vecina de Vilanova de Arousa (Pontevedra), a dos años de prisión como autora de un delito de blanqueo de dinero.

Trama jerarquizada

La sentencia considera probado que Laureano Oubiña, su mujer, y el hijo de ésta habían establecido un grupo de personas con diversos cometidos específicos y un entramado organizativo dedicado a la importación a España de sustancias estupefacientes. La trama, según el escrito legal, se encontraba "perfectamente jerarquizada", y correspondía a Oubiña la "máxima decisión" por ser el que determinaba "la forma, modo de actuación y soportaba su coste y cargo los gastos derivados de tal actividad, siendo ayudado por el clan familiar formado por su esposa y por el hijo de ésta David Pérez Lago".

Al fallecer Esther Lago, el hijo de ésta asumió "un mayorprotagonismo" en la actividad ilícita "al ser quien se encargaba de ejecutar las órdenes recibidas de Laureano Oubiña, a quien le trasladaba el resultado de actuaciones habidas".

Seis años atrás

Los hechos se remontan al 22 de marzo de 1999, cuando el Juzgado de Instrucción Número 6 incoó las diligencias por presuntos delitos contra la salud pública y contrabando en base a la documentación aportada por la Unidad de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria.

El 1 de octubre de dicho año se produjo el apresamiento del barco Regina Maris en aguas del Océano Atlántico, la detención de los imputados y se decretó el ingreso en prisión de los dos condenados, así como de quince personas más, entre ellas la fallecida Esther Lago.

En la intervención de la embarcación Regina Maris se localizaron 445 fardos de hachís que pesaban doce toneladas y media, que hubiesen alcanzado en el mercado un valor superior a los 15 millones de euros, según el peritaje realizado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento