Ian Gibson
Imagen de archivo del hispanista de origen irlandés Ian Gibson. 20MINUTOS.ES

Ian Gibson, hispanista y especialista en la obra de Federico García Lorca, considera que una victoria electoral del PP supondría un "retroceso" en la búsqueda de los restos del poeta, porque su hallazgo implicaría que el "mundo entero" se fijase en él como "símbolo de la represión" franquista.

En una entrevista con Efe, el experto en el autor de Romancero Gitano considera que, para ciertos sectores, es mejor que la muerte de Lorca quede en la ambigüedad.

"Es mejor decir que no sabemos dónde está, quién fue el responsable de su muerte, si fue la CEDA -alianza de partidos políticos católicos de derechas- o la Falange", ironizó el hispanista de origen irlandés y nacionalizado español en 1984, quien comenzó a realizar trabajos biográficos sobre Lorca a principios de los setenta.

El mayor problema de España es la renuencia de la derecha a admitir la criminalidad del régimen franquistaEn La fosa de Lorca. Crónica de un despropósito (Grupo Alcalá), Ian Gibson (Dublín, 1939) considera que el mayor problema de España es "la renuencia de la derecha a admitir la criminalidad del régimen franquista", que dejó, añade, más de 130.000 muertos "en las cunetas".

En el libro, el hispanista habla también de la campaña de desprestigio que está sufriendo, a su entender, el juez Baltasar Garzón, a quien el Tribunal Supremo quiere "hundir", afirma, y se muestra convencido de que él está autorizado para investigar "el holocausto" que se produjo en España "y que la derecha se niega a aceptar".

Gibson empezó a escribir La fosa de Lorca durante los meses que duraron los trabajos de excavación emprendidos en Alfácar (Granada) el 29 de octubre de 2009 por la Junta de Andalucía, a petición de los familiares de cuatro de los fusilados y enterrados supuestamente en la misma fosa que el poeta: los banderilleros Francisco Galadí y Joaquín Arcollas, el inspector Fermín Roldán y el restaurador Miguel Cobo.

Esta búsqueda, que resultó infructuosa, fue, según Gibson, "un continuo despropósito", al no realizar un sondeo previo de los terrenos y, sobre todo, al no extender la búsqueda a la linde del Parque Federico García Lorca, junto al pinar en el que, según algunos testimonios, se encontraron huesos que fueron trasladados de sitio.

La búsqueda de los restos del poeta fueron un continuo despropósitoPara este estudioso de la obra y muerte del poeta granadino, "es una vergüenza" que no se investigue esta última hipótesis, pero se muestra dispuesto a "no tirar la toalla", a pesar del rechazo de los herederos de Lorca a encontrar sus restos.

"Sus razones tendrán, pero yo no creo que Lorca pertenezca sólo a su familia", señala Gibson, quien considera que existen intereses "que están por encima de una familia", y afirma: "Yo quiero saber dónde está y cómo lo mataron, y tengo derecho a quererlo".

Entre sus argumentos para mostrarse pesimista señala su temor a que "se construya encima" de un paraje "que debería ser protegido" para el hipotético caso de que, en un futuro, "se decidan a hacer prospecciones en el terreno".

En este sentido, recuerda que en el pueblo de Alfácar se asegura que el pinar se plantó "precisamente para enmascarar las fosas", y sigue dando credibilidad a la versión que le contó el enterrador Manuel Castilla, conocido como Manolo el Comunista, respecto al lugar en el que se enterró al poeta: "Sigo creyendo que no mentía, otra cosa es que se equivocase un metro arriba o abajo".

Gibson, que prepara una biografía de Luis Buñuel, afirma que la publicación de este "diario íntimo" le ha ayudado a no morirse "de angustia"; recuerda que empezó a escribir sobre Lorca con 27 años y que ahora tiene 71, y aunque explica que no piensa "tirar la toalla" reconoce que a veces sí sueña con un "apacible retiro" al lado del Mediterráneo leyendo a Proust o Balzac.