Aznar llegaba este sábado a la conferencia de la IDC en Manila
Aznar llegaba este sábado a la conferencia de la IDC en Manila Efe

"En la mejor de las hipótesis pasaremos a tener menos España, en la peor corremos un serio riesgo de desintegración del país, por primera vez en mucho tiempo", aseguró el ex presidente.

El reconocimiento nacional de Cataluña y el País Vasco es un proceso de desintegración del país

Aznar afirmó que lo que hace falta es "un proceso de fortalecimiento del Estado, de los elementos de cohesión e integración del país" y consideró que el reconocimiento nacional de Cataluña y el País vasco es "un proceso de desintegración de España".

"Llámenlo como quieran, lo que no se puede ignorar es una realidad", aseveró Aznar en la entrevista al rotativo portugués, publicada este sábado.

GUERRA CIVIL

Preguntado por el periodista sobre la posibilidad de un riesgo de balcanización que desencadene "en un proceso de desgregación nacional que lleve a una guerra civil", Aznar respondió: "No deseo que eso se verifique, pero digamos que una balcanización es un atrofiamiento del país".

"Nadie sabe las consecuencias que produce un riesgo de atrofiamiento de un país. Pero nunca pueden ser buenas", continuó en su respuesta, "Serán consecuencias profundamente negativas. Parte del daño ya está hecho y será muy difícil de recuperar, otra parte tal vez pudiera evitarse, pero, sinceramente, no me parece que haya ganas de evitarlo. Pero, definitivamente, ese riesgo existe".

El ex presidente aseguró que los "independistas y los separatistas no quieren" un Estado federal, ya que este tipo de Estado significa "lo que significa también el Estado actual: una nación de ciudadanos libres, iguales entre sí y solidarios".

Creo que lo que se avecina es una no-nación (...) una especie de confederación con territorios que tienen privilegios y otros que no

"Creo que lo que se avecina es una no-nación, dicho de otra forma, una especie de confederación con territorios que tienen privilegios y derechos y otros que no lo poseen", indicó, y agregó que es necesario no confundir "un derecho a la diferencia" con "una diferencia de derechos", algo que calificó de "error político de dimensiones históricas".

PAZ EN EL PAÍS VASCO

Probablemente vamos a asistir a un proceso de negociación con un grupo terrorista

Aznar indicó que "probablemente vamos a asistir a un proceso de negociación con un grupo terrorista" y a la vuelta a las instituciones de "una organización declarada disuelta, no sólo ilegal, sino disuelta, y considerada terrorista por la Unión Europea y por la comunidad internacional".

Afirmó que las exigencias de ETA son "muy claras, la autodeterminación y una parte del territorio español que equivale a Navarra".

Si el Gobierno estuviera dispuesto a ceder a las exigencias del terror, pues muy bien, eso será el fin de España

"Si el Gobierno español estuviera dispuesto a concederlas, entonces tendríamos un horizonte, digamos, de paz. Si el Gobierno estuviera dispuesto a ceder a las exigencias del terror, pues muy bien, eso será el fin de España", aseguró.

El ex presidente no quiso comparar el caso español con el proceso irlandés en el Ulster, ya que, consideró "no tienen nada de semejante", ni "en términos de origen ni en términos de evolución".  

Asimismo, calificó al jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, de "desleal con las responsabilidades y obligaciones del Gobierno que tiene y desleal con España".

CUESTIÓN MILITAR

En lo que respecta a lo acontecido con la destitución del hasta entonces teniente general del Ejército de Tierra José Mena Aguado, tras referirse en un discurso a las consecuencias de aprobar el Estatuto de Cataluña, Aznar indicó que el militar "nunca tendría que haber hecho ese discurso".

  "Conmigo, esa situación no hubiera pasado, porque la situación en España no sería la que es", afirmó, si bien se mostró convencido de que no existe "ningún peligro relacionado con las Fuerzas Armadas ni 'ruido de sables'".

 

El Gobierno actual esá generando un malestar en las Fuerzas Armadas

"Lo que pasa es que el Gobierno actual esá generando un malestar en las Fuerzas Armadas", sentenció.

 

En concreto, Aznar quiso poner de manifiesto las diferencias entre su política exterior y la del dirigente socialista. "Dejar de estar entre las dos mayores democracias del mundo para estar entre un dictador como Castro o un aspirante como Chávez es un cambio muy grande", indicó.

Por otro lado, defendió que su apoyo a Estados Unidos en la invasión de Irak fue político y no militar, y afirmó que "no hay nada peor que un tirano manejando el escenario internacional".

En este sentido, tuvo palabras para Irán, al asegurar que "si Irán va a tener una bomba nuclear esa será una bomba del terrorismo islámico y, en ese momento, los ciudadanos de España, Portugal y del mundo occidental en general van a estar mucho menos tranquilos".

NOTICIAS RELACIONADAS: